Archivado en Noticias, Dominios

Una 'es.tampida' en Internet


La liberalización del dominio .es desata una avalancha de peticiones. Casi medio millón de solicitudes se tramitaron ayer, cuatro veces el número de dominios registrados


pdf
print
pmail
RAMÓN MUÑOZ - Madrid EL PAÍS - Última - La liberalización del dominio español .es provocó ayer una verdadera avalancha de peticiones que colapsaron los servidores red.es, la entidad pública encargada del registro de dominios. El Gobierno cambió la normativa este año con el fin de agilizar y abaratar el registro .es y asimilarlo a otros dominios internacionales, como el .com o .net, mucho más asequibles. Tras un periodo transitorio entre junio y octubre, reservado a instituciones y empresas, ayer se abría el plazo para que cualquier persona registrara libremente el nombre que deseara.

A las siete de la mañana, miles de internautas de toda España estaban frente a las pantallas de sus ordenadores, esperando el pistoletazo de salida para poder registrar oficialmente sus dominios. La avalancha de peticiones fue tal que red.es se vio obligada a efectuar una "parada técnica" entre las 7.15 y 9.45. Los problemas continuaron durante todo el día, como atestigua Fernando Puente, que hasta las tres de la tarde no consiguió colar su petición para registrar altavelocidad.es.

En total, durante todo el día de ayer se tramitaron casi medio millón de peticiones, lo que supone cuadruplicar el número de .es registrados, que sumaban 119.620 hasta el 31 de octubre pasado. La carrera frenética por conseguir un dominio se volverá a reproducir hoy, puesto que ayer sólo se admitían solicitudes de nombres de dominio que empiecen por las letras "a", "b" o por un número. Hoy se abre el plazo hasta la "e"; el jueves hasta la "n" y el viernes, hasta el final del abecedario.

Para registrar un dominio ya no es necesario, como antes, demostrar la propiedad de la marca. Basta entrar en la página www.nic.es o contactar con alguno de los 43 agentes registradores privados y hacer la solicitud. Las peticiones se tramitan por estricto orden cronológico. Los litigios entre solicitantes se resuelven por un procedimiento de arbitraje extrajudicial regulado.

Y es que tener un determinado dominio para su posterior reventa puede ser un negocio muy rentable. De ahí la pelea por conseguir nombres genéricos como alquiler.es, bancos.es, bolsos.es, autoescuelas.es o 123.es, que tuvieron ayer decenas de peticiones. Otras solicitudes son incluso más capciosas, como la veintena de reservas que se produjeron ayer y que comenzaban por "bbva", pese a que la entidad bancaria ya tiene protegidos sus dominios. Incluso hay algunas que juegan con la ignorancia de un futuro internauta e inscriben ballehermoso.es, emulando a la inmobiliaria.

No es de extrañar que varios ciberokupas registraran ayer, mediante programas informáticos, miles de reservas para hacerse con las vetas más rentables del .es. Pero no todas esas reservas acabarán en dominios. Red.es advierte de que no tramitará las peticiones masivas realizadas mediante estos programas.

Al éxito del .es ha colaborado también la rebaja del 70% en las tarifas. El precio oficial por cada dominio es de 32 euros, aunque algunos agentes ofrecen tarifas especiales de hasta 20 euros.

Muchos internautas están dispuestos a pagar ese precio por tener un documento que diga que su página es beckan.es o que alguien puede tener interés en buscar borrachasdesnudas.es. Se espera que cuando en los próximos días se abra la veda para piezas como sexo.es, la batalla sea encarnizada. Y es que el dominio español, pese al debate nacionalista, está más de moda que nunca.