Archivado en Noticias, Acceso

El despegue comercial de internet por la red eléctrica se encalla


La venta de Auna, estudios de mercado y problemas técnicos han frenado el PLC


CARMEN JANÉ El Periodico BARCELONA . Dos años después de los primeros hogares en pruebas en España, la internet por vía eléctrica o Power Line Communications (PLC) aún no ha experimentado un despliegue masivo. Cambios accionariales, costes, estudios de mercado y algunos problemas técnicos casi han paralizado la extensión de esta tecnología.

"Ahora podemos hablar de que existen los primeros equipos comercializables, con 17 fabricantes en todo el mundo. Esto es el primer paso para hacer despliegues comerciales, porque hay más oferta y se rebajan costes", asegura José Carlos Serrano, presidente de la PLC Utilities Alliance, una entidad internacional que agrupa a distintas compañías relacionadas con el PLC. "Estamos en las mismas circunstancias que la ADSL hace cinco años", afirma.

PREVENIR AVERÍAS

Las compañías eléctricas han sido, obviamente, las primeras interesadas en explotar una tecnología de comunicaciones que se basa en el cable eléctrico. Sin embargo, en algunas ocasiones ha chocado con sus intereses en otros negocios. Así, Endesa y Unión Fenosa son parte del accionariado de Auna, que estos días está en venta.

La operadora ha sido hasta ahora la encargada de suministrar servicio y de facturar al cliente de PLC. Si se vende, la relación podría cambiar. "Endesa ha parado el despliegue a la espera de lo que ocurra con Auna", admite Serrano, que es también responsable de PLC en Endesa. Unión Fenosa, en cambio, atribuye la falta de un despliegue comercial masivo a "que no se dan las condiciones adecuadas", según un alto responsable.

Así, los departamentos de márketing de Auna estudiaron la tecnología y la compararon con otras opciones, como cable, ADSL o wimax, para poder dar servicio, incluso, de televisión y telefonía. "Si se vende Auna, seguramente el PLC no irá dentro del paquete, porque la red es de Endesa", señala Serrano.

Las eléctricas, sin embargo, han encontrado otro argumento para desarrollar esta tecnología y aplicarla a su red. "Permite anticipar determinados parámetros de una red de media tensión y saber si va a presentar fallos. Es decir, mejora la gestión por telecontrol", explica Serrano.

En favor del PLC para hogares se ha esgrimido siempre la facilidad de instalación en el domicilio (sólo requiere un módem), la capacidad de llegar a todo el mundo (la gran mayoría de viviendas recibe electricidad) y que la transmisión de datos es simétrica (la misma de descarga y de envío). En contra, algunos problemas técnicos, incluidas interferencias con equipos de radioaficionados, que obligó a intervenir a la Unión Europea, y el auge del ADSL.

Actualmente, Endesa tiene clientes en Zaragoza (donde hizo las primeras pruebas) y en zonas de Barcelona (Gràcia y Sant Gervasi) y Madrid. Iberdrola las tiene en barrios céntricos de Madrid y Valencia, y en poblaciones madrileñas como Móstoles, Getafe y Leganés. También hay planes para extenderla este año en puntos de Castilla y León y Murcia.

pdfprintpmail