Archivado en Noticias, Sin Canon

El dueño de un bar se niega a pagar a la SGAE por tener un televisor


¿Pagar o no pagar? Ése es el dilema al que se enfrenta Miguel González López después de que un representante de la Sociedad General de Autores le comunicara que está obligado a pagar 13,52 euros mensuales por tener un televisor en una de las esquinas de su bar.




EVARISTO FERNÁNDEZ DE VEGA/BADAJOZ Miguel había escuchado en más de una ocasión que los establecimientos que están dados de alta a las cadenas de televisión de pago tienen la obligación de pagar un precio superior al que se exige a los particulares, pero no sabía que un simple televisor conectado a los canales en abierto podría costarle dinero. «Yo creo que debo ser el primer bar de Badajoz en el que se han fijado, pero no pienso pagar, porque yo no tengo la televisión para ver programas de música sino para informarme. Por lo que tengo entendido, este canon no lo paga nadie», añadió.

Es obligatorio

Muy distinta es la opinión de Julián de la Fuente, delegado para Extremadura de la Sociedad General de Autores. En su opinión, las leyes dejan muy clara la obligación que tienen los establecimientos públicos de abonar un canon fijo por beneficiarse de las creaciones artísticas hechas por autores concretos. «Las cosas están completamente reguladas y hoy en día todo el mundo tiene claro que los establecimientos públicos tienen la obligación de compensar a los autores a través de la SGAE».

Dos avisos

De la Fuente ha explicado que la Sociedad General de Autores tiene en la provincia de Badajoz tres representantes encargados de gestionar el cobro del canon. «En estos casos nuestro personal procede a informar al propietario del negocio y le comunica la obligación de abonar el canon».

Julián de la Fuente cree que tras esa primera información el empresario tiene tiempo suficiente para informarse de la ley. «Lo normal es que en la segunda visita se firme el contrato».

Si no es así, la Sociedad General de Autores envía una notificación al negocio conminándole a abonar la tasa y, si prosigue la negativa, el caso se lleva al juzgado. «La ley nos permitiría reclamar la tasa de los cinco años anteriores, pero parece que lo correcto es buscar el equilibrio y comenzar a exigir el canon a partir de la firma del contrato».

Miguel González López, que tiene su negocio en la calle Fernández de la Fuente (junto a Santo Domingo) adelanta que no pagará el canon y recuerda que su suegro ya le ganó hace 16 años un juicio a la SGAE por un requerimiento similar. «Yo tengo entendido que ese canon por tener televisión no lo paga nadie, pero es que tampoco es lógico que nos quieran cobrar, porque yo estoy en el bar desde las 7 de la mañana hasta las 12 de la noche y tengo derecho a informarme de lo que pasa».

«Cuando vinieron aquí me dijeron que ese dinero se cobra porque en la televisión se emiten programas como Operación Triunfo, pero yo creo que se están pasando un poco: como nos descuidemos nos van a cobrar por todo».

Para la Sociedad General de Autores el asunto es tan evidente que sus comerciales tienen la intención de visitar todos los establecimientos de la provincia de Badajoz, tarea en la que se implicarán los tres representantes que trabajan en la provincia. «Tenemos uno en la zona de Badajoz, otro en la de Mérida y el tercero en la de Villanueva de la Serena».

«Nuestro personal lleva mucho tiempo encargándose del pago de los derechos de autor. Si todavía hay negocios que no han sido visitados es porque no hemos tenido tiempo de ir a todos».

pdfprintpmail