Archivado en Noticias, Software Libre

Microsoft decide que Windows sea compatible con Linux


Microsoft ha dado un giro radical en su estrategia frente a Linux. La compañía está trabajando con el fabricante de software libre XenSource para garantizar que cualquier sistema sobre Windows pueda ser accedido por servidores virtuales que usen Linux. Además, el gigante de software ha anunciado, por primera vez en su historia, que dará soporte a Linux sobre un producto de Microsoft.


pdf
print
pmail
Marimar Jimenez - Cinco Días - Primero ignoró a Linux, después lo consideró un rival directo al que daba la espalda, y ahora ha decidido trabajar para que Windows sea interoperable con él. La compañía ha encargado esta tarea a Bill Hilf, a quien contrató en 2004 cuando trabajaba en el grupo de desarrollos Linux en IBM.

Microsoft explicó hace unos días que está trabajando con el fabricante de software de código abierto, XenSource, para garantizar que cualquier sistema sobre Windows pueda ser accedido por servidores virtuales que usan Linux. Hilf asegura que la decisión va a ayudar a Microsoft a vender más, ya que cada día es más común encontrar clientes empresariales que trabajan con los dos sistemas operativos.

Un paso importante de la compañía en esa dirección ha sido el anuncio de que dará soporte a recursos basados en Linux de Red Hat y de Novell Suse en un producto de Microsoft diseñado para que los clientes puedan consolidar recursos de computación, como capacidad de proceso o unidades de almacenamiento, en entornos virtualizados.

"Es lógico porque en el mercado de aplicaciones de virtualización Microsoft ocupa un discreto tercer puesto, tras el líder, VMware, y Xen, de forma que el movimiento tiene para ellos mucho sentido", comenta Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa, que añade que "no colaborar con entornos de software libre resulta un auténtico riesgo para la Microsoft de hoy".

El anuncio ha causado sorpresa porque "es la primera vez en la historia que Microsoft da soporte oficial a Linux dentro de un producto nuestro, que además está disponible gratuitamente", subraya Álvaro Morón, director de estrategia de plataforma de Microsoft Ibérica, que reconoce que la noticia ha tenido que ser explicada también internamente para que los empleados entiendan este cambio de actitud frente a Linux.

Los datos pueden dar pistas del porqué. Linux está creciendo más rápido que Windows como sistema operativo de servidores. En 2005, Windows fue el sistema más vendido del segmento, con 17.700 millones de dólares en ventas, según IDC, lo que supuso un crecimiento del 11%. Pero Linux, aunque con ventas menores (5.700 millones), creció un 23%. Steve Ballmer, consejero delegado de Microsoft, ha reconocido que Linux, combinado con IBM, representa una de las principales amenazas para su negocio.

Según el consultor de IDC, Jaime García Cantero, "Microsoft ha cambiado la forma de ver las cosas y ha entendido que la estrategia de blindarse le iba a terminar aislando. Ha visto que el mundo es multiplataforma y que tiene que trabajar en otros entornos si quiere ser un jugador importante en la gestión de sistemas o en el software de virtualización, cada vez más popular en el mundo de la empresa porque asegura un uso más eficiente de los recursos". Para Dans, el movimiento de Microsoft se encuadra en una dinámica de apertura progresiva de la compañía de Bill Gates. "En poco tiempo, Microsoft ha anunciado cosas tan sorprendentes como el citado soporte a Linux en Virtual Server, la colaboración con la comunidad de desarrollo de XenSource y el libre acceso a la información de Port 25, el laboratorio Linux que Microsoft posee, integrado por más de 300 servidores Linux en los que se prueban y evalúan productos de software libre y su compatibilidad con los productos de la compañía de Redmond".

Desde la llegada de Martin Taylor al departamento de Estrategias de Plataforma, el gigante del software ha dulcificado las posiciones sobre Linux frente a la marcada agresividad de Steve Ballmer, y ha aprendido a aceptar el hecho de que Linux es un actor de importancia. García Cantero cree que Windows y Linux están condenados a entenderse, aunque algunas empresas de Linux puedan ver el acercamiento "como el beso de la muerte. Pero también la gente más radicalizada de Linux se está quedando fuera".

Denunciará las medidas de la UE por violar la ley internacional
Microsoft denunciará ante los tribunales de la UE que la medida antimonopolio comunitaria viola la ley internacional porque fuerza a las empresas a compartir información con sus competidores, informa Bloomberg. La compañía está buscando cómo cambiar el ordenamiento de 2004 y anular la multa de 497 millones impuesta por Bruselas.

La multinacional aprovechará el juicio que empezará el 24 de abril para demostrar que el obligarle a compartir información reduciría su capacidad de innovación "por tener menos incentivos para desarrollar tecnología", según sus documentos de apelación. La Comisión explicará que la firma no ha probado que los protocolos que debería haber abierto son innovadores y deben estar protegidos por el derecho de propiedad intelectual.