Archivado en Mundo Internauta

RETIARIO

GooTube y la reforma del 'copyright'


Google necesitaba capitalizar su marca en el mercado del vídeo online, en el que había perdido el tren. YouTube necesitaba un modelo de negocio y un primo de Zumosol capaz de ofrecer respaldo en su aterrador duelo con Hollywood a cuenta de los 'copyrights'. Por supuesto, a nadie le amarga además un dulce (1.600 millones de dólares para los accionistas de YouTube, una subida de más del 8% para los de Google). La adquisición de YouTube encaja elegantemente en la estrategia a largo plazo de Google de convertirse en el depósito y servidor de toda la información de Internet; el 'googleputer'. Pero el mayor impacto de la fusión afectará a la propiedad intelectual, porque ahora los estudios de cine y televisión tienen con quien negociar el futuro, en lugar de suicidarse a base de demandas.



pdf
print
pmail
Por un lado, como algunos analistas han destacado con vehemencia, Google es un tentador blanco de demandas masivas por violación de propiedad intelectual, mucho más que YouTube. El antaño buscador ya ha pisado muchos callos en el mundo editorial, pero los pesos pesados del derecho de autor están en Hollywood, no en los libros o la música: la batalla definitiva es la de la imagen. Los estudios han visto lo ocurrido a las fonográficas y se juegan mucho más dinero, por lo que deben estar pensando en variar sus tácticas. Al mismo tiempo Google les ofrece algo que YouTube no tenía: un modelo de negocio real que se llama AdWords, un modo de obtener ingresos de que alguien vea un fragmento de película o serie de televisión, incluso dentro de una remezcla.

Bien mirado, los estudios disponen de una zanahoria (sus 'copyrights') y un palo (sus innumerables abogados), mientras que el combo Google-YouTube tiene una máquina de imprimir billetes (el vídeo IP mas AdWords). Suena como el decorado perfecto para una buena negociación empresarial a cara de perro: ambos lados tienen bastante que perder si sale mal y mucho que ganar si sale bien. Los (sospechosamente sincrónicos) pactos parciales de YouTube con varios estudios sugieren que esa negociación está en marcha, y que Hollywood está dispuesto a hablar. Cuando se llegue a un acuerdo las repercusiones sobre el 'copyright' y su ejercicio serán cataclísmicas, y dejarán obsoleto el 'todos los derechos reservados' a favor de algo más flexible y rentable. La reforma de la propiedad intelectual la está haciendo el mercado. Las leyes, como siempre, se quedan atrás. Y los autores, como se descuiden, con el trasero al aire.


Retiario, por Pepe Cervera en 20 Minutos