Archivado en Sin Canon

JUICIO SGAE-ASOCIACIÓN DE INTERNAUTAS

Sgae aporta documentos 'dudosos' en el juicio contra internautas.org


La Asociación de Internautas quiere poner en conocimiento de la opinión pública las últimas vicisitudes del procedimiento judicial seguido contra ella por parte de la SGAE y de Don Eduardo Bautista. Los hechos son de una extraordinaria gravedad, al haberse aportado por parte de los abogados de SGAE un documento que podría ser susceptible de incurrir en falsedad y, en consecuencia, ser constitutivo de delito.


pdf
print
pmail
Con independencia del recurso de casación que se sigue ante el Tribunal Supremo, donde el Ministerio Fiscal se ha adherido a las posiciones de la Asociación de Internautas, por parte de SGAE se solicitó ante el Juzgado de Primera instancia la ejecución provisional de la sentencia por la que se condenaba a la Asociación a indemnizar en 36.000 euros a SGAE y D. Eduardo Bautista , así como a retirar los datos relativos a PUTASGAE.ORG atentatorios contra el derecho al honor de dicha entidad y persona.

A dicha petición de ejecución provisional se opuso la Asociación de Internautas, por cuanto de conformidad con el artículo 525.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, no cabe ejecución provisional de los pronunciamientos indemnizatorios de las sentencias que declaren la vulneración de los derechos al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. En lo relativo a los datos presuntamente atentatorios del honor, la Asociación de Internautas procedió a su retirada tan pronto como tuvo conocimiento de la demanda, por lo que tampoco en este sentido cabía ejecución provisional.

La SGAE, en escrito presentado en fecha 21 de diciembre de 2006, reconoce su error en lo que se refiere a la ejecución dineraria, pero al mismo tiempo comete un segundo error, de extraordinaria gravedad, y ello considerándolo benévolamente: quizás los jueces podrían considerarlo delito.

En su escrito, la SGAE argumenta que en la actualidad el contenido atentatorio del honor continúa presente en un enlace de la página titularidad de la Asociación de Internautas, y para probarlo aporta una impresión de pantalla de la página www.archive.org . Tal afirmación es rotundamente falsa: como sabe todo internauta mínimamente formado, archive.org es un registro histórico de páginas de Internet, algo de cuya publicación la Asociación de Internautas no tiene la más mínima responsabilidad. Como se ha dicho, los datos presuntamente atentatorios al honor, fueron retirados en el año 2004, tan pronto como se tuvo conocimiento de la demanda.

Que la acción de SGAE sea un error negligente mayúsculo o, por el contrario, sea una maniobra torticera dirigida a engañar al juez mediante la aportación en juicio de un documento susceptible en caer en las categorías de falsedad que tipifican nuestro código penal, es algo que tendrán que determinar los jueces.

Los abogados de la Asociación de Internautas han presentado un escrito en el que solicitan que se remita testimonio a los Juzgados de Instrucción de Madrid para que se investigue si se ha cometido por parte de la SGAE o sus representantes un delito de falsedad, previsto y penado en el artículo 396 del Código Penal.

Por lo demás, la lucha procesal y política continuará. En Madrid, en Bruselas, y por supuesto en Internet: lo que está en juego es nuestra libertad.

AYUDA A LA ASOCIACION DE INTERNAUTAS