Archivado en Noticias, operadoras

El fiscal investigará un posible delito penal de Retevisión y Uni2


La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, el organo regulador del sector, ha remitido al Ministerio Fiscal las denuncias de varios usuarios contra Retevisión y Uni2 por falsificación de firmas para ofrecerles servicios.



pdf
print
pmail
M. Á. Patiño. Madrid

La batalla entre Telefónica y sus competidores dio ayer un paso sin precedentes. La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), el órgano regulador, ha remitido al Ministerio Fiscal un total de trece denuncias de usuarios contra Retevisión y Uni2, los mayores rivales de Telefónica en el negocio de telefonía fija.

Los usuarios acudieron a la CMT para quejarse de la falsificación de firmas que, según ellos, estaban llevando a cabo Retevisión y Uni2 para ofrecerles servicios de preselección. Este sistema permite que un usuario de Telefónica pueda cursar sus llamadas con otro operador, siempre que firme un contrato previo.

Los usuarios denuncian que nunca firmaron ese tipo de contrato con Retevisión o con Uni2, y que la firma que aparece es falsa. La CMT entiende que esas denuncias, tipificadas en el Código Penal, escapan a sus competencias, de ahí que las remita a la Fiscalía.

La preselección es uno de los frentes más polémicos de la liberalización. A las sucesivas actuaciones de la CMT contra Telefónica para que facilite el servicio (ver información adjunta) se ha sumado la reacción del grupo para evitar la fuga de clientes.

Distribuidores

Fuentes de Retevisión, a cuyo frente está Josep Canós, reconocieron ayer que el origen de la polémica de las firmas estaba en algunos distribuidores de Andalucía que se saltaron las normas. La operadora asegura que se subsanó inmediatamente el problema y que ya no hay relación con esos distribuidores.

Los competidores de Telefónica entienden que trece casos, sobre un total de 1,5 millones de clientes con preselección, no son significativos. Fuentes de Uni2, a cuyo frente está Hervé Kauffmann, consideran que lo grave es la actitud de Telefónica.

Reproducido de Expansión Directo