Archivado en

JAVIER CAPITAN HACIENDO CUENTAS

The canon, my friend, is blowing in the wind


Hoy quería mostrar un video a un colega un video que había grabado en casa para mostrarle cómo era una propuesta de programa de televisión. Era un video casero, grabado con mis propios medios y me ocupaba casi un 1 GB. Mi USB era de menos capacidad y eso me ha obligado a llevarme el portátil. Así que me compraré un USB de más capacidad.


El teléfono móvil de mi mujer tiene síntomas de agonía, así que vamos a comprar otro. El de mi hijo ha sufrido un percance y no se ve la pantalla, así que me veo haciendo la compra de móviles a pares.

Por cierto, que a mi hijo le han hecho fotógrafo de la revista de su cole. Semanalmente tiene un reportaje y su profesor le ha pedido que le entregue las fotos en CD (hacen falta unos 40). Además, estas Navidades quiero regalar a todos los miembros de la familia un CD con el archivo fotográfico de mi madre, que digitalicé hace algún tiempo. Mi hermana y sus cuatro hijos, mis otros dos sobrinos, mis tíos y sus siete hijos… con 15 CD’s lo resuelvo.

No sé si será por digitalizar más de 5.000 fotos, pero hoy sale un mensaje en mi impresora multifunción en el que me avisa de un error con el escáner, así que igual me tengo que comprar uno.

También quiero regalarles un DVD con películas familiares rodadas en 8 mm y que he digitalizado. Así que también necesitaré 15 DVD’s, más una grabadora, ya que mi portátil tiene problemas con la suya.

He decidido utilizar iDVD para pasar a DVD las películas de los viajes de los últimos años, que tengo editadas hace algún tiempo, así como las de unas fiestas con amigos, Entre viajes y fiestas, creo que necesitaré unos 30 DVD’s. Para los amigos creo que será un buen recuerdo navideño.

Tengo mucha información en mi equipo, alguna importante, y ahora Time Machine me permite estar tranquilo y recuperar archivos que igual borro accidentalmente. Lo que pasa es que necesito un disco duro externo, pero merece la pena.


Estas Navidades quiero regalarle a mi chica un iPod, ya que el suyo lo utiliza nuestro hijo y se lo tiene secuestrado.

Después de hacer mis planes, he leído en elmundo.es esta tabla, que, según parece, es la propuesta de Cultura e Industria para el canon digital:

tarifas del canon

He hecho cálculos y, sin comerlo ni beberlo, acabo de generar 60 euros para los señores de la SGAE y similares. Y es que no nos damos cuenta, pero como esto prospere podremos cantar, previo pago de los derechos correspondientes, aquello de “The canon, my fiend, is blowing in the wind”. Hay que joderse.

Reproducido de el Blog de Javier Capitan

pdfprintpmail