Archivado en P2P

SEGÚN LA REVISTA 'BLENDER'

La campaña contra la música en Internet, el mayor error de las discográficas


Dick Rowe, el cazatalentos que rechazó a Los Beatles, ha sido durante mucho tiempo considerado como el autor del mayor error de la industria de la música, pero ahora ha sido superado. Según la lista de la revista 'Blender' de los '20 mayores errores de las compañías de discos de la historia', el primer puesto lo ocupa ahora la industria discográfica por el fracaso de las empresas en beneficiarse de Internet.


pdf
print
pmail
El Mundo - Los grandes sellos ocupan este deshonroso puesto por sacar del negocio al servicio de intercambio de archivos Napster en 2001 en vez de encontrar una forma de hacer dinero a partir de sus decenas de millones de usuarios. Lo que estos internautas hicieron fue huir a cientos de otras páginas, y la industria ha estado en declive desde entonces.

"La campaña de las discográficas por impedir que su música dejara de estar disponible gratis en Internet ha sido como intentar ponerle freno a un huracán, más de mil millones de archivos cambian de manos cada mes en las redes entre particulares", escribió Blender en el artículo, que aparece en el número de abril.

Rowe ha pasado al número 2 de la lista por rechazar educadamente a Los Beatles después de una desastrosa audición de la inexperta banda en 1962. El manager de Los Beatles, Brian Epstein, afirmaría luego que el directivo de Decca Records le había dicho que "los grupos con guitarras están acabándose", un comentario que Rowe negó haber hecho. Después contrató a los Rolling Stones.

Berry Gordy, fundador de Motown Records, ocupa el número 3 por vender el sello que produjo por primera vez a The Supremes y a Marvin Gaye por unos 60 millones de dólares en 1998, cuando tenía pérdidas. La suma se vio ridiculizada el año siguiente cuando A&M Records la revendió por unos 500 millones. En 1990, David Geffen recibió unos 700 millones de ella para Geffen Records. Gordy sí conservó la propiedad de los derechos de autor rentables de Motown.

Geffen Records ocupa dos puestos en la lista: el número 11, por demandar a Neil Young en la década de los 80 porque no les gustaba su dirección musical poco comercial; y el 12, por gastar unos 13 millones de dólares en un disco de Guns N' Roses que después de una década de trabajo aún no ha visto la luz.