Archivado en Acceso

TELECOMUNICACIONES

El teléfono fijo resiste en los hogares pese a la caída del número de líneas por la crisis


El teléfono fijo ha mostrado una resistencia inesperada a salir de los hogares españoles. El número de líneas de telefonía fija se ha desplomado en los últimos quince meses, pero el porcentaje de viviendas con terminal se mantiene casi intacto, según los datos del INE.


pdf
print
pmail
Inés Abril - Madrid – CincoDías.com.- La crisis se ha llevado por delante varios de los mitos que rodeaban las telecomunicaciones, con su capacidad de resistencia ante cualquier caída del consumo a la cabeza. Las operadoras, por lo menos las grandes, han visto cómo decrecían los ingresos, por la reducción del gasto de los usuarios y la necesidad de ajustar precios para retenerlos.
Las malas noticias se han cebado en la telefonía fija, donde el tráfico se ha derrumbado mucho más que en el móvil. Pero donde más se ha notado el recorte del gasto es en el número de líneas fijas. Mientras que las celulares no han parado de subir, las conexiones más tradicionales se han desplomado en los últimos quince meses.

378.000 conexiones menos

La primera caída se produjo en julio del año pasado. A partir de ahí, el descenso ha sido en picado. En lo que va de año, en España se han cancelado 378.000 líneas de telefonía fija.

En teoría, esta caída podría significar que los hogares han decidido ahorrar y que los consumidores han optado por renunciar a tener un teléfono fijo en casa y sustituirlo por el móvil. Pero no es así. Puede que el sector de telecos haya sufrido con la crisis algo más de lo previsto, pero el mito de la resistencia ha demostrado estar muy cerca de la realidad por el apego que demuestran los españoles a su teléfono fijo.

Así lo desvelan los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El viernes hizo pública su encuesta sobre el equipamiento tecnológico en las viviendas y el resultado es que el porcentaje de hogares que disponen de teléfono fijo se ha reducido sólo un punto porcentual.

En la consulta de 2008, había un 81,3% de casas con fijo. Ahora, con el trabajo de campo realizado entre enero y mayo, hay un 80,3%.

De hecho, la caída es incluso menor, porque el número de viviendas ha aumentado entre un año y otro. Los datos del INE dicen que sólo 38.136 hogares han renunciado al teléfono fijo durante la peor crisis de la historia reciente.

Una explicación a la diferencia entre líneas canceladas y hogares con teléfono está en las empresas, que son responsables de mucha de la caída. Los cierres de compañías y las regulaciones de empleo suponen inmediatamente la rescisión de cientos de líneas.
Pero también han caído las conexiones de particulares y en cambio el reflejo en los hogares ha sido mínimo. Hay otra explicación, y es que los ciudadanos han prescindido de segundas líneas o de las conexiones en la residencia no habitual -que el INE no tiene en cuenta-, pero en su casa se han aferrado a su teléfono tradicional.