Archivado en Gobierno y Leyes

Ley Sinde Wert

Con sus vergüenzas al aire


Por primera vez, un tribunal se expresa de modo favorable a las webs de enlaces desde que el Gobierno aprobara el reglamento de la 'Ley Sinde'


pdf
print
pmail
El sobreseimiento del caso contra Cinetube no tiene apenas nada de novedoso. Como en numerosas decisiones judiciales anteriores, la Justicia ha dictaminado que ofrecer hipervínculos no supone actividad delictiva alguna. La Audiencia Provincial de Álava recuerda, como ya lo hicieron antes otros tribunales, que la Ley de Servicios de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI) ampara esta práctica cuando los contenidos a los que se dirige hayan sido subidos a internet por terceros. Según la LSSI, tan sólo existe responsabilidad por los links en los casos en los que un juez haya avisado previamente a los encargados de la web con los enlaces de que aquello a lo que se enlaza es constitutivo de delito. Mientras esta condición previa no se produzca, enlazar no es delito.

A pesar de que el nuevo auto judicial esté en la línea de prácticamente todas las decisiones judiciales previas –de vez en cuando algún juez, por lo general "progresista", que se "olvida" de la LSSI–, en este caso sí hay una novedad digna de reseñar. Es la primera ocasión en que un tribunal se expresa de modo favorable a las webs de enlaces desde que, gracias en buena medida a los esfuerzos de José Ignacio Wert y José María Lassalle, el Gobierno del PP aprobara el reglamento de la liberticida Ley Sinde.

No se trata de algo baladí, puesto que viene a dejar en evidencia a una norma que busca poder cerrar por vía administrativa sitios de internet que ofrecen enlaces. Al fin y al cabo, para clausurar sites con contenidos protegidos por derechos de autor bastaba con la normativa anterior. Para poder clausurar las páginas con links hace falta puentear a los jueces, de lo que se encargaría la nueva Sección Segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual. Cuando es la Justicia quien decide sobre esta cuestión, como ocurre hasta ahora, el resultado de cualquier sentencia ajustada a Derecho es permitir que las webs en cuestión sigan existiendo por no cometer actividad ilegal alguna.

El nuevo auto judicial es, además, casi simultáneo a la decisión del Tribunal Supremo de admitir a trámite el recurso de la Asociación de Internautas contra la Ley Sinde. Se trata de un doble varapalo judicial contra una norma que nunca debió ver la luz y, mucho menos, ser reactivada por el Gobierno de Rajoy. Los jueces se están encargando con dejar a Wert, González-Sinde y Lassalle con sus vergüenzas al aire, al menos las digitales.


Opinión de Antonio José Chinchetru en Libertad Digital