Archivado en Noticias, operadoras

Si nos dejas, lo pagarás... caro


Telefónica se enfrenta a una multa que podría alcanzar los 1.000 millones de euros (equivalente al 10% de su volumen de ventas). El motivo: el Ministerio de Economía, a través del Servicio de Defensa de la Competencia (SDC), acusa a la compañía española de intentar frenar la competencia y de abusar de su posición dominante en el mercado. En concreto, durante la campaña realizada por la operadora a finales de 2001 para impedir que sus clientes contrataran servicios con otros competidores del sector. En una carta, Telefónica advertía a los clientes de las consecuencias que implicaría cambiar de operador y de los riesgos que asumían...


Desde la compañía que preside César Alierta defienden que no se han salido del marco de legalidad. No piensa lo mismo la Asociación de Empresas Operadoras y de Servicios de Telecomunicaciones (ASTEL), que engloba a las nuevas operadoras. Dicha asociación, que ya ha denunciado a Telefónica, han visto respaldada su tesis con la acusación de Economía. En cualquier caso, es hora el Tribunal de Defensa de la Competencia (que ya dispone del expediente del SDC) quien tiene que decidir. Tiene un año para deliberar. La multa podría llegar a suponer el 10% del volumen de ventas, que en 2002 fue de 9.829 millones de euros. Supondría la mayor sanción de la historia.

Telefónica emprendió una campaña para tratar de impedir que sus clientes se abandonasen la compañía por otras operadoras. En el mismo año, 2001, se lanzó la preselección de operador. Esto da la posibilidad al usuario de contratar los servicios con una compañía alternativa, sin necesidad de marcar prefijo, y siempre utilizando las redes de Telefónica. Entonces, la compañía dominante envío de una carta en la que se advertía a los clientes de las consecuencias que traería un cambio de operador y de los riesgos que asumían. Esta misiva es la prueba principal con la que cuenta el SDC. Consideran que provoca confusión en el cliente y da a entender que la oferta de la competencia es peor. Incluso, puede llegar a entenderse que la calidad de las comunicaciones disminuiría, o que el tiempo que llevaría la reparación de una avería podría alargarse con otro proveedor de telefonía.

¿Dónde está Piqué?

Sorprende que al final sea el Ministerio de Economía, y no la cartera de Josep Piqué, Ciencia y Tecnología, quien dé un toque a Telefónica. Y es que, los abusos de esta operadora no sólo se traducen en materia de telefonía móvil. Los precios de las líneas ADSL siguen siendo una asignatura pendiente. No viene mal recordar que fue el ministro de Tecnología y candidato a la presidencia de la Generalitat de Catalunya, quien dio a entender que habría una rebaja de estos precios a comienzos de 2003. El resultado habla por sí solo: en el mes de febrero se dieron de alta más de 54.204 nuevas líneas, casi 9.879 menos que en enero.

La Corriente Alterna


pdfprintpmail