Archivado en Noticias, Mundo Internauta

Uber ya sabe cómo volver a España sin que les obliguen a cerrar, relanzarán con UberX en 2016


El recorrido de Uber en España no ha sido un camino de rosas. Tras su lanzamiento inicial, no tardaron en llegar las protestas de los taxistas. El Ministerio de Fomento advertía poco después a Uber de que si su modelo no era legal no podía operar. Al final, y tras ser bloqueados por las operadoras por orden judicial, decidieron acatar lo que les mandaba el juez y cerraron de forma cautelar en España.




María González en Xataca.com .- Aunque la aplicación sigue a la espera de saber qué ocurre con su servicio UberPOP en tierras españolas, ayer saltaba la noticia: Uber volverá pronto a España y lo hará con otra modalidad distinta de su servicio, UberX. La idea, según explicaban a El País es lanzar de nuevo su app en Madrid durante el primer trimestre de 2016.
Uber cede: recurrirá a conductores con licencia

Aunque Uber usa un nombre genérico para su servicio, dentro del mismo existen varias modalidades. UberPOP, que fue por la que optaron en España y en otros países europeos, permite que cualquier persona pueda ser conductor. Tan sólo tiene que pasar un examen de Uber, cumplir una serie de requisitos respecto a su vehículo y poco más. Aquí es donde entra en conflicto con la legislación española, ya que no está permitido ofrecer servicios de transporte a particulares que no posean una licencia VTC. Por eso, el juez les ordenó cerrar de forma cautelar.

¿Qué proponen ahora? Un cambio importante de modelo: llegarán a España con UberX, el servicio en el que recurren a conductores con licencias VTC que, según la ley española, sí que pueden realizar servicios de transporte de pasajeros. Según El País, ya están en plena búsqueda de conductores que cumplen estos requisitos y, aunque con este sistema cumplirían la legislación, la idea es reunirse antes con la Administración para llegar a acuerdos y "no repetir posibles errores del pasado".

Mariano Moro (@manin), abogado experto en esta materia, nos explicaba hace tiempo la diferencia entre ambos servicios:

Uber ofrece fuera de España vehículos con chofer (VTCs) y taxis indistintamente. Puedes verlo en Chicago, por ejemplo. Si Uber ofrece los servicios de empresas que alquilan vehículos con conductor (VTC) no está haciendo nada en contra de la ley. Una VTC compite con un taxi en que la contratación es previa al servicio, no pueden recoger a usuarios en paradas ni en la vía pública si no ha habido contrato previo (llamada / internet). El contrato conlleva acordar un lugar de recogida y otro de bajada y las condiciones. Uberpop, según tengo entendido, permite a particulares contratar los servicios de un proveedor de transporte. Si el proveedor no tiene licencia VTC o de taxi la conducta será sancionable como muy grave (197 ROTT)

La estrategia que se comenta ahora es la misma que se rumoreaba hace unas semanas y es el paso lógico si Uber quiere mantenerse en España. La gran pregunta ahora es si las limitaciones que existen sobre las licencias VTC mermarán el crecimiento de la app. Por ley, el número de licencias VTC está limitado: 1 licencia de este tipo por cada 30 taxis. Desde Uber esperan que esta cifra pueda flexibilizarse en el futuro, pero mientras tanto están negociando con empresas que ya poseen este tipo de permisos en Madrid. A modo de referencia, en la capital existen 1.500 licencias VTC.

¿Qué dirán ahora los taxistas?

Otra de las grandes incógnitas es qué harán los taxistas una vez se lance el nuevo servicio. Podemos pensar que al ser conductores con licencia VTC no habría problemas, ¿verdad? No exactamente. Cabify, una app de transporte que utiliza este mismo modelo, también ha sido llevada ante los tribunales por la Federación Profesional del Taxi. De hecho, llegaron a pedir el cierre cautelar de la app pero el juez, en este caso, lo denegó.

Cabify usa conductores con licencia VTC, pero tampoco se ha librado de la denuncia de la Federación Profesional del Taxi

Según los taxistas, y si bien los conductores sí están autorizados a dar ese servicio, los conductores de Cabify incumplen otras normas y realizan competencia desleal. Por ejemplo, citan cómo en lugar de volver al lugar de su estacionamiento, se quedan dando vueltas por la ciudad. Desde Cabify se defienden asegurando que sus conductores no buscan clientes en la vía pública, como prohíbe la ROTT, sino que el propio servicio se encarga de buscarlos a través de la aplicación.

Este conflicto nos hace creer que las peleas entre Uber y los taxistas están lejos de terminar, por mucho que la compañía americana haya decidido cambiar de modelo para relanzar su servicio en España. Saldremos de dudas próximamente.

En Xataka | La cruzada de medio mundo contra Uber


pdfprintpmail