Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

Julian Assange, el creador de WikiLeaks, a un paso de la libertad


El fundador de la web de filtraciones WikiLeaks, Julian Assange, puede abandonar hoy su encierro en la embajada de Ecuador en Londres, donde permanece escondido de la justicia desde 2012. El creador de la red mundial que ha puesto en jaque a los poderes económicos y políticos de medio mundo impugnó las iniciativas de Suecia y Reino Unido para detenerle y extraditarle bajo las acusaciones de delito sexual y violación.




Redacción bez @bezdiario .- El fundador de Wikileaks, Julian Assange, lleva recluido en la Embajada ecuatoriana en Londres desde el 19 de junio de 2012, cuando solicitó asilo político. En el año 2010 fue objeto de cuatro denuncias por violencia sexual en Suecia, de las cuales ya han prescrito tres, aunque aún sigue vigente el cargo más grave, el de violación, que no decaerá hasta 2020. Assange no ha salido de la embajada de Ecuador, que le concedió asilo político, para evitar que las autoridades de Reino Unido lo detengan y lo extraditen a Suecia para ser juzgado.
Assange, que está recluido en la embajada de Ecuador desde 2012, fue objeto en 2010 de cuatro denuncias por violencia sexual en Suecia

Assange solicitó asilo político argumentando que se encuentra en un "estado de indefensión" ante la posibilidad de que, una vez en Suecia, sea extraditado a Estados Unidos, donde supuestamente se está celebrando un juicio secreto, sin que Australia -su país de origen- lo impida.

El experto hacker asegura que es víctima de una "persecución política" por parte de Estados Unidos después de que su organización revelara cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Estado sobre las guerras en Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.

Según ha adelantado este jueves la cadena de televisión británica BBC, el grupo de trabajo de la ONU para las detenciones arbitrarias, constituido por seis expertos internacionales, tiene previsto exponer el viernes los resultados de su investigación sobre el caso Assange, que impugnó las iniciativas de Suecia y Reino Unido para detenerle y extraditarle.

Assange ya ha asegurado en un comunicado que se entregará a las autoridades británicas si Naciones Unidas falla contra él, ya que no habría lugar a otras apelaciones. Sin embargo, "si prevalece y se determina que los actores estatales han actuado de forma ilegal, espero que se me devuelva inmediatamente mi pasaporte y se ponga fin a cualquier nuevo intento de arrestarme", ha reclamado.

La Policía británica ha advertido de que "la orden de arresto sigue en vigor" y, por tanto, detendrá a Assange si abandona la legación diplomática ecuatoriana.

Material clasificado

Assange, de 44 años de edad, tuvo que hacer frente a los cargos de que se le acusa después de que WikiLeaks publicara un vídeo militar clasificado estadounidense que muestra un ataque de 2007 por helicópteros Apache que mató a una docena de personas en Bagdad, incluyendo dos miembros del personal de la agencia de noticias Reuters. 

Más adelante, el grupo de ciberactivistas publicó más de 90.000 documentos secretos que detallan la campaña militar encabezada por Estados Unidos en Afganistán; a esta filtración siguió otra de casi 400.000 documentos que detallan las operaciones militares de Estados Unidos en Irak.

La gota que colmó la paciencia de las autoridades fueron las revelaciones de más de 250.000 cables clasificados de embajadas estadounidenses en todo el mundo. Para hacerlos públicos, Assange pactó con los principales diarios europeos, como ya había hecho en ocasiones anteriores. 

Lucha por las libertades

Los acontecimientos ponen de manifiesto no sólo la estrambótica vida de Assange, antiguo periodista. Sus avatares profesionales y personales evidencian algunos de los síntomas más relevantes de la sociedad Red y del periodismo en la era digital. Las formas de actuar de WikiLeaks, una organización mundial desde el anonimato, sus relaciones con los medios de comunicaciones tradicionales y su capacidad para llegar a los rincones más oscuros constituyen los fenómenos que definirán los albores de la cultura en Red. 

A un paso de pasar a la historia como el periodista hacker más villano o como un verdadero héroe de la lucha contra la inmunidad de los poderes, Assange quedará ya siempre unido la lucha por las libertades. 

¿Héroe o villano?, convertido en mito contemporáneo.



pdfprintpmail