Archivado en Privacidad

A VIDAL-QUADRAS NO LE GUSTAN LOS JUECES

La doble traición de Alejo Vidal-Quadras


Ayer, el eurodiputado del PP Alejo Vidal-Quadras no sólo traicionó la confianza de sus votantes y de todos los ciudadanos europeos a los que representa. Ayer, Vidal-Quadras traicionó también la confianza de sus propios compañeros del Parlamento Europeo, los cuales le habían confiado su representación para la defensa de la Enmienda 138.


pdf
print
pmail
El Parlamento Europeo, cuando por dos veces aprobó por aplastante mayoría (88% a favor) la adopción de la Enmienda 138 del Paquete Telecom dejó claro que defendía lo que ya todos sabíamos que había que defender: que cuando debe tomarse una decisión que afecta a los derechos y las libertades fundamentales de la persona, es imprescindible una resolución judicial previa que avale esa acción, tras la celebración de un proceso con todas las garantías legales. De hecho, la misma existencia del poder judicial es uno de los pilares básicos de cualquier régimen que aspire a ser mínimamente democrático.

Tras el rechazo del Paquete Telecom en segunda lectura comenzaba el proceso de conciliación, durante el cual miembros del Parlamento (en representación de los ciudadanos) y miembros del Consejo (en representación de los gobiernos de los estados miembros) tratarían de acercar posturas para lograr un texto definitivo que gustara a ambas partes y que pudiera por fin ser aprobado.

De cara a esta fase, los eurodiputados del Parlamento encargaron a tres compañeros la defensa de sus posturas ante la manifiesta hostilidad del Consejo. Estos tres compañeros eran el alemán Herbert Reul, la francesa Catherine Trautmann -una de las ponentes del Telecom- y, presidiendo este grupo negociador, el español Alejo Vidal-Quadras.

El Consejo, por su parte, necesita borrar del mapa a los jueces "como sea" y cuanto antes para poder lograr el control y censura definitivos de Internet, y por ende de los ciudadanos. Un Consejo, fuertemente presionado ya por Sarkozy, que se encuentra ahora con otra presión añadida. Sarkozy se ha encontrado un aliado inesperado en la persona de Rodríguez Zapatero, el cual quiere convertir su presidencia europea en 2010 en la puntilla del plan del presidente francés en lo que será el mayor recorte de libertades en Internet que se verá en mucho tiempo si antes no lo remedia alguien.

En la primera reunión del Comité, los representantes de los ciudadanos ya dejaron claro que desprecian la Neutralidad de Red al ceder ante el Consejo para que las conocidas como "enmiendas AT&T" no fueran objeto de negociación.

Concretamente, Trautmann mencionó que el tema de la Neutralidad de la Red no era un tema que tuviera que ser tratado en este Paquete, y que ya se hablaría en el futuro. Harbour por su parte, en su línea habitual de argumentar sin argumentos y usar la indignación como si fuera una razón de peso dijo también que nadie mejor que él, por ser también responsable del Paquete, podía saber que la Neutralidad de Red ni siquiera aparecía en el texto y que,por tanto, no había razón para incluirla en las negociaciones.

Lamentamos sinceramente tener que contradecir a ambos ya que las enmiendas que quería introducir la compañía de telecomunicaciones estadounidense AT&T (y que ya están dentro del Paquete) dicen cosas como las siguientes:

Artículo 20.1.b.2
"el contrato deberá especificar de forma clara, comprensible y fácilmente accesible al usuario los servicios proporcionados, incluyendo en concreto información sobre cualesquiera otras condiciones que limiten el acceso a (y/o el uso de) servicios y aplicaciones, siempre que tales condiciones estén permitidas en las leyes nacionales y de acuerdo a la ley comunitaria."

Es decir, se permite a los ISPs que limiten aplicaciones y servicios y sólo les exige la condición de que informen a los usuarios. En otras palabras, las operadoras (especialmente las de telefonía móvil) podrán bloquear el uso del popular programa de VoIP Skype, por ejemplo, y lo único que tendrán que hacer para cumplir con la ley es especificar esa circunstancia por escrito. Y así podrán también limitar cualquier otra aplicación o servicio en Internet que deseen.

De hecho, incluso la comisaria de Telecomunicaciones Viviane Reding ha tratado de eludir esta cuestión varias veces argumentando que no deben crearse problemas imaginarios que sólo existen en E.E.U.U. y no aquí; a la vista de las conocidas como "enmiendas AT&T" del Paquete Telecom está claro que el problema no es precisamente imaginario sino bastante real, y bastante serio.

En cuanto a Vidal-Quadras, poco más hay que añadir aparte del hecho de que ha perdido una oportunidad de oro para que los ciudadanos crean que su partido es una alternativa válida a los socialistas, dejando claro con su actitud que no son más que el mismo perro con distinto collar. A la petición de la Eurodiputada Adina-Ioana Valean (ALDE, Rumanía) de que la negociación se abriera a otros grupos políticos tanto Trautmann como Vidal-Quadras se negaron por considerar que era "demasiado arriesgado". ¿Demasiado arriesgado para quién? ¿Para los Eurodiputados? ¿Para las operadoras?

Sería importante que el señor Vidal-Quadras explicara por qué era arriesgado que entraran en la negociación los grupos minoritarios- Precisamente se deja fuera a los únicos grupos que han representado la voz de la ciudadanía, de la democracia, la libertad de expresión y la Neutralidad en Internet, cosa que no defiende ni el partido socialista de Trautmann ni el partido popular de Vidal-Quadras.

No parece muy propio de alguien que ha recibido la Legión de Honor francesa recientemente el ceder sin pestañear al liberticidio que todo esto supone... ¿o quizás sí es propio precisamente por eso?

Pues bien, después de despejar algunos "pequeños obstáculos" como era marginar a esos grupos minoritarios durante las negociaciones, el señor Vidal-Quadras y la señora Trautmann consumaron ayer la ejecución de la Enmienda 138, traicionando el mandato que tenían por parte de sus compañeros del Parlamento de defender esta enmienda y acabaron cediendo también en esto a la presión de los gobiernos.

Si personajes como Vidal-Quadras o Trautmann no son capaces de respetar ni defender la democracia y las libertades que deberían imperar en Bruselas, todo el Paquete Telecom debe ser rechazado en su conjunto por el propio Parlamento Europeo.

Y por nuestra parte, si a los ciudadanos aún nos importa que exista al menos la misma libertad en Internet que en la calle, deberemos reclamarlo llamando a los Eurodiputados personalmente para mostrarles nuestro rechazo y la exigencia de que respeten la democracia. Y muy especialmente al señor Vidal-Quadras, cuyo asistente comunicó personalmente a esta Asociación que su posición era muy clara en defensa de las libertades, cosa que no parece compadecerse muy bien con los hechos acaecidos ayer.

Como el Eurodiputado Nigel Farage dijo una vez, y no le faltaba razón, el Parlamento Europeo es demasiado gallina para aceptar lo que sus ciudadanos les exigen que defiendan

Señor Vidal-Quadras, la libertad no se negocia. La libertad se gana o se pierde, se lucha por ella o se entrega con sumisión y humillación, pero nunca se negocia. Porque negociar la libertad no es más que una traición.

Asociación de Internautas