Archivado en TRAC

Para tramitar la reforma del antiguo Cine California en el céntrico distrito madrileño de Chamberí

La SGAE de Teddy Bautista también dio dinero para lograr una licencia expres.


Las primeras ramificaciones de la mafia de las licencias exprés del Ayuntamiento de Madrid empiezan a salir a la luz. Ayer, este diario tuvo conocimiento de que la Sociedad General de Autores, presidida por Teddy Bautista, pagó a uno de los estudios de arquitectos que el juez Santiago Torres investiga por soborno a funcionarios. El dinero pretendía acelerar la licencia de reforma del antiguo Cine California, en el distrito de Chamberí.




Fuentes cercanas a la investigación indicaron ayer a este periódico que en los próximos días serán llamados a declarar tanto el presidente ejecutivo de la Sociedad General de Autores de España (SGAE), Eduardo Teddy Bautista, como el representante de ese mismo organismo en una comunidad autónoma española.

La declaración de ambos está relacionada con la aparición de documentos, en el curso de las pesquisas judiciales, en los que se constata que dicha institución encargó a uno de los investigados el estudio y la gestión ante el Ayuntamiento de los trámites para conseguir la licencia requerida para reformar el local, destinado a convertirse en teatro y situado en un lugar privilegiado de Chamberí.

El director de Asuntos Jurídicos de la Sociedad General de Autores y Editores, Pablo Hernández, confirmó ayer a este diario que, efectivamente, la entidad ha encargado a uno de los estudios investigados por el juez Torres la consecución de la licencia de reforma. «Sí, es cierto, contratamos a una empresa especializada en los trámites de licencias hacia mayo de 2006, en vista de que desde que compramos el local, en 2002, no habíamos logrado el permiso pese a tenerlo todo en regla... Aún no lo hemos conseguido», señaló Hernández.

* Bautista lo niega*

Poco antes, Teddy Bautista había negado a EL MUNDO que se hubiera pagado sobornos: «Os garantizo que no necesitamos eso. Nosotros pedimos una licencia y, sin más, nos sentamos a esperar a que nos la den. No hemos sobornado a nadie jamás».

Fuentes muy cercanas a la investigación aseguran que la petición de declaraciones por parte del juez irá en aumento en los próximos días con la citación a otras de las empresas que aparecen en la lista de clientes de los despachos a los que se investiga.

La adquisición del local del antiguo Cine California forma parte de la nueva política de expasión de la Sociedad General de Autores, que ha ido comprando teatros de este tipo en diversas ciudades de España para gestionar y cogestionar con las autoridades locales en ocasiones.

En Madrid, por ejemplo, también han adquirido los antiguos Estudios Sintonía, sitos en la calle Antón Terrados, y un edificio anexo, todo ello para que sea sede de la Sociedad Digital de Autores y Editores, la rama digital de la institución.

La de Príncipe Pío es otra de las macrooperaciones en que ha intervenido SGAE en la capital, además de la adquisición de un enorme y versallesco palacio en Boadilla del Monte.

El antiguo Cine California, sito en la calle de Andrés Mellado muy cerca de la intersección con Donoso Cortés, cerró hace unos siete años en una situación de quiebra económica. Allí se proyectaban películas muy taquilleras pero en versión original. Una mezcla poco proclive a atraer grandes públicos, lo que provocó un descenso e la audiencia muy notable.

El cine, cuya puerta está tapiada por una pared de ladrillo desde su
cierre en 2000, consta de una enorme sala central al estilo de las de los cines de Gran Vía, aunque no tan grande en cuanto a su tamaño. La Sociedad General de Autores Editores compró el local en 2002 y solicitó licencia entonces al Ayuntamiento.

La llamada a declarar de Eduardo Teddy Bautista será la primera de lo que se espera sea un largo rosario de citaciones, puesto que según fuentes muy próximas a la investigación los pagos para conseguir licencias exprés estaban generalizados en los locales del centro de la
ciudad.

Artículo de PEDRO BLASCO / QUICO ALSED Reproducido de El Mundo

pdfprintpmail