Archivado en Noticias, Acceso

La conexión a Internet con línea ADSL crece pero sigue originando quejas


El gran crecimiento del número de conexiones a Internet por ADSL, con 100.000 líneas nuevas instaladas entre agosto y octubre de este año, confirma que este es el sistema de banda ancha que más está creciendo en España. Este dato convive con las numerosas quejas de los usuarios, que según la Asociación de Internautas implican a los principales proveedores de un servicio recientemente liberalizado tras una etapa en la que sólo el grupo Telefónica podía facilitar este tipo de conexión.




Alex Barnet (La Vanguardia, 10/12/2001)
El ADSL consiste en un dispositivo digital que aplicado a la línea telefónica normal permite la conexión a Internet a una velocidad muy superior a la normal y equiparable al cable de fibra óptica. La aparición del ADSL, que funciona con tarifa plana real, ha significado una gran competencia para las redes de fibra óptica orientadas al usuario final, que tienen un despliegue muy lento ya que necesitan un nuevo cableado de las ciudades y pueblos.Ahora en España hay 300.000 líneas ADSL, lo que supone un 75% del mercado de banda ancha. El resto corresponde al cable.

El último informe de la Asociación de Internautas sobre ADSL señala algunos de los problemas más comunes detectados durante el 'boom' de este servicio. El proveedor Ya.com supera frecuentemente los dos meses de plazo para la instalación y su servicio de atención al cliente ocasiona largas esperas a través de una línea 902 de pago. El contrato que ofrece es de doce meses y obliga a pagar el importe total de las mensualidades al cliente aunque éste quiera darse de baja antes.

Eresmas ofrece un contrato obligatorio similar, pero de dos años de duración. De Terra, la empresa que Telefónica utilizó inicialmente para lanzar el ADSL, dice que sigue teniendo retrasos en la instalación y que se ha detectado duplicación de facturas, atribuidas a fallos administrativos. Y de Telefonica.net, del mismo grupo, dice que presenta reiterados problemas de acceso.

El estudio señala, también, que la velocidad media del servicio en todos los casos está por debajo de la que se indica en la publicidad de las distintas firmas. Los contratos obligatorios, que las empresas justifican por una oferta comercial en la que instalación y módem son gratuitos, son definidos como 'abusivos'.

Otra observación general es que este es un mercado enrarecido por la peculiar situación de Telefónica, que está en todas las partes del negocio: como gran proveedor industrial y como vendedor de conexión final a empresas y particulares. 'La liberalización no es real . La infraestructura es de Telefónica, que vende el ADSL a las otras firmas y éstas simplemente revenden el servicio. Cada línea ADSL es comprada a Telefónica por 3.770 pesetas y es revendida al usuario por un mínimo de 6.500 pesetas al mes, excepto Uni2, que lo hace a 5.900 pesetas. Para ellas puede ser un buen negocio, pero no hay ventajas para el usuario', explica Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas.

Reproducido de La vanguardia

pdfprintpmail