Elecciones UE 2019, NO al articulo 13


Archivado en Noticias, Acceso

Banda ancha, una tarta para demasiados comensales


El negocio de la banda ancha no termina de despegar en España. En un escenario así, un gran número de compañías trata de repartirse un mercado todavía escaso, lo que hará de la concentración un proceso inevitable, según los expertos del sector.





NOEMÍ GÓMEZ

La banda ancha, o acceso a Internet a alta velocidad, se perfila como el negocio del futuro y ha provocado una lucha sin precedentes entre multitud de compañías por hacerse un hueco en este mercado. Pero hasta que ese futuro tan prometedor llegue, el panorama actual al que se enfrentan las empresas es poco optimista. El mercado de banda ancha en España no termina de arrancar y la escasez de clientes genera serias dudas sobre la viabilidad económica de algunas de estas compañías.

En España, hay actualmente alrededor de 825.000 clientes de banda ancha. De éstos, 620.000 acceden a Internet a alta velocidad a través del ADSL, tecnología que se apoya en la red telefónica básica. Sólo en este mercado compiten compañías como Telefónica de España, Terra, Retevisión, Uni2, Jazztel, Tiscali, Wanadoo. Arrakis, Ya y eresMas. Por otra parte, los siete operadores de cable, que también ofrecen en España Internet de banda ancha con su propia tecnología, suman poco más de doscientos mil clientes. De éstos, casi cincuenta mil corresponden a ONO, cien mil a Aunacable y el resto se reparte entre Euskaltel, Telecable, R, Retecal y Tenaria. Las compañías que se pelean por este mercado no acaban aquí. La tecnología inalámbrica vía radio, conocida como LMDS, también ofrece acceso a la red a alta velocidad al mercado empresarial.

Las compañías que se dedican a este negocio en España son SKN, Broadnet, Banda Ancha, Banda 26 e Iberbanda. Fuentes del sector aseguran que todas ellas suman alrededor de dos mil clientes empresariales, de los cuales mil corresponden a SKN. En conjunto, más de una veintena de compañías se reparte un negocio de 825.000 clientes, lo que genera serias dudas sobre la supervivencia de todas ellas. Según Manuel Gordillo, consejero delegado de SKN, "está claro que no hay sitio para todos y que la concentración, que ya ha comenzado, es inevitable. Va a haber un proceso de selección natural y sólo quedarán los más fuertes".

Movimientos

Los primeros movimientos en ese proceso de concentración ya han comenzado. SKNes el fruto de la unión de Skypoint y Neo. Reterioja y Retena se unieron bajo el nombre de Tenaria. Los operadores de cable del grupo Auna se han reagrupado bajo el paraguas de Aunacable y Wanadoo está en negociaciones para adquirir eresMas. Por último, todos los expertos dan por hecho que la unión entre ONO y Aunacable es inevitable.

Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, asegura que "las compañías lo tienen muy difícil porque las cifras de clientes son muy escasas. Hasta que no se alcancen los veinte millones de usuarios de Internet de banda ancha, los negocios no podrán ser rentables". "Pero para conseguirlo hay que fomentar el acceso rebajando las tarifas, sobre todo, del ADSL", explica.

Precios

El ADSL, que cuesta de media 39 euros al mes, sitúa a España entre los países europeos más caros. Algo que no sucede con el cable, donde la cuota mensual es de unos 24 euros. Aun así, hay escasos clientes en España que contratan Internet a alta velocidad vía cable, ya que el despliegue de esta tecnología transcurre a paso lento y no todos los ciudadanos tienen acceso a ella. Daniel Rodríguez, responsable de comunicación de la Agrupación de Operadores de Cable (AOC), explica que "aunque el ADSL esté ganando terreno, cuando el cable llegue a todos los hogares, los clientes migrarán hacia esta tecnología porque es más barata y de mayor calidad".

Fernando Rodríguez, director de estrategia de Telecom Media Networks de Cap Gemini Ernst&Young, está convencido de que "la presencia de tantos actores en el negocio terminará provocando una reducción en los precios de acceso, que alentará todavía más las fusiones. Además, hará que las operadoras de telecomunicaciones que queden tengan que buscar nuevas fuentes de ingresos en los servicios y aplicaciones multimedia".

La carrera de obstáculos para estas compañías no termina aquí. La llegada del UMTS, que permitirá el acceso a Internet a alta velocidad a través del móvil, supondrá la entrada de nuevos actores, que también lucharán por hacerse un hueco en el negocio de la banda ancha en España.

Reproducido de Expansión


pdfprintpmail