Archivado en ADSL, Sin Canon

CASTIGO A LOS INTERNAUTAS

Impuestos a las operadoras de Internet para financiar el cine catalán: ¿lo pagarán el resto de españoles?


25 céntimos al mes. Ese es el impuesto que la Generalitat quiere cobrar a las operadoras de Internet por cada conexión que se realice en territorio catalán. Un nuevo impuesto que iría destinado a fomentar el sector audiovisual catalán y que en principio no afectará a los usuarios. ¿Es esa afirmación cierta? ¿Podrían Telefónica y compañía aplicar ese impuesto al resto de clientes de España?




Qué.es.- Cataluña lleva siendo desde hace mucho tiempo un verso suelto en España en lo que a política se refiere. La llegada de Artur Mas a la Generalitat ha provocado un 'lavado de cara' en la dirección de muchas de las decisiones que se tomaban hasta hace un tiempo en esa Comunidad Autónoma y que antes parecía una insubordinación de las decisiones de Moncloa.

Primero fue la aplicación de la tasa turística con la que han recaudado las arcas catalanas cerca de 35 millones de euros y más tarde con la aplicación de la extinguida medida del euro por receta, que no fue tan rentable en Cataluña como en otras CCAA.

El Gobierno de la Generalitat se ha sacado esta vez de 'la chistera' esta vez una medida que ha causado mucha polémica tanto en redes sociales como en las distintas asociaciones que engloban el tema.

La Consejería de Cultura catalana prevé gravar cada contrato de Internet para obtener fondos para el sector audiovisual en Cataluña. Este impuesto supondría 25 céntimos al mes por cada una de las conexiones que contraten las distintas compañías operadoras- Telefónica, Jazztel, Ono y compañía- que haría que se recaudaran más de 20 millones de euros anuales con esta medida.

Pero... ¿Quién pagará este impuesto? ¿Serán las operadoras las que hagan frente a este pago? ¿Lo incorporarán en el precio final a sus clientes? Para Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, la medida que pretende instaurar el gobierno de Artur Mas es una "auténtica barbaridad". "Es una sinrazón. En primer lugar se discrimina a los usuarios catalanes de Internet y en segundo, se les pone más caro el acceso a la red", apunta.

A su juicio, la problemática se producirá cuando haya que pagar ese impuesto. Domingo no tiene nada claro que vayan a pagarlo única y exclusivamente los ciudadanos que residen en Cataluña.

"Telefónica es española, Jazztel es española, Ono es española. Ninguna de las operadores a la que la Generalitat tiene previsto gravar es catalana y por tanto nadie puede asegurar que estas no trasladen ese impuesto al resto de internautas españoles", señala.

El presidente de la Asociación de Internautas no entra a valorar la posible opción de que un ciudadano de Madrid o de Murcia pueda financiar el cine catalán. Sí que lo hace para denunciar la continua subida de un servicio que, según sus palabras, 'está por las nubes'. "El ADSL español está entre los más caros y lentos de Europa y encima nos hacen pagar más. Es de chiste", apunta.

Domingo, por último, ha criticado al Ministerio de Industria por "no querer mediar en el conflicto" y por "permitir que una CCAA tenga suficiente potestad para cargar a los ciudadanos ese impuesto sin ningún tipo de consenso".

En esa misma línea se pronuncia la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales (AMETIC), patronal que engloba a las operadoras españolas. Ametic ha advertido al Gobierno catalán de que cambie las medidas si no quieren que "inicien acciones legales" en el ámbito autonómico y nacional para evitarla.

Para las operadoras esta medida supone "una persecución al sector" ya de por sí excesivamente cargado por los impuestos y en los que la Generalitat obliga a incurrir en unos costes innecesarios que no tienen nada que ver con la prestación del servicio.

"Es injusto y arbitrario ya que la imposición fiscal que tenemos en el mercado de las comunicaciones electrónicas es la más elevada de todos los sectores económicos", afirman desde Ametic.

En este sentido, las compañías operadoras denuncian que el 1,5% de sus ingresos vayan destinados a la financiación de RTVE.

Por último, recalcan que todos estos impuestos que se inician en estos momentos no hacen más que perjudicar la inversión de nuevas tecnologías e infraestructuras para que España forme parte del denominado 'ecosistema digital'.

DESDE CATALUÑA SE VE COMO "UNA MEDIDA NECESARIA"

¿Y que se dice desde el otro lado afectado? ¿Qué se dice en Cataluña respecto a este tema? 

Desde la Consellería de Cultura señalan que están buscando las fórmulas para que "esta medida sea lo más justa posible" y que "harán lo posible para controlar que sean las operadores las que paguen ese impuesto y no sean los clientes". No descartan, según han confirmado a Qué.es, que puedan aplicar multas a las distintas empresas si incumplen la ley, que está previsto que entré en vigor el próximo verano.

La próxima semana empezará su trámite antes de ir al Consell de Govern y al Parlament, donde es previsible que se apruebe. 

"El objetivo de esta ley es mantener el sector audiovisual en Cataluña. No es posible que se haya perdido la mitad de espectadores desde el año 2001 hasta el 2012", apunta Ferrán Mascarell, conseller de Cultura de la Generalitat.

¿Por qué son las operadoras las que tienen que pagar este impuesto y no es otro sector el que lo asume? Isona Passola, presidenta de la Academia del Cine Catalán, señala que todas estas empresas sacan un gran rendimiento del cine sin dar nada a cambio al sector audiovisual.

"Las televisiones emiten contenidos audiovisuales y pagan un canon por ello. Sin embargo, las operadoras ofrecen estos productos y las instituciones no reciben nada a cambio. En España no contribuyen para nada en ese sentido", apunta Passola, también directora de cine. 

Para Passola, la medida no tiene por qué repercutir en el bolsillo de los internautas. Además defiende que los 20 millones de euros que la Generalitat dedicará al sector audiovisual en catalán también se destinarán al cine en otras lenguas.

"Inglés, francés... Hasta cinco lenguas tendrán presencia en los contenidos que tenemos pensado hacer con esta partida de la Generalitat. En ocasiones se tiene una idea preconcebida y totalmente errónea de que el cine en Cataluña sólo se hace en esa lengua. Es algo que no tiene nada que ver", concluye la presidenta de la Academia del Cine Catalán.

Habrá que esperar si las operadoras- a través de AMETIC- presentan un recurso para paralizar un proyecto que ya ha levantado ampollas dentro y fuera del sector de las telecomunicaciones. Muchas de ellas ya tienen en el recuerdo el 'canon digital' que presentó el Partido Popular y que quedó en el aire. Los perjudicados, en caso de cumplirse, serán los de siempre, los usuarios.


pdfprintpmail