Guia práctica para hacer compras en internet


Auna y Ono reconocen su interés en fusionar sus negocios de cable


Ambas empresas tienen en su accionariado al banco Santander; la CMT ha dicho que no puede estar en los dos consejos a la vez.

Piden a la Administración que levante los avales que gravan al grupo

Auna y Ono, las dos primeras empresas españolas de cable, expresaron ayer su deseo de fusionarse por razones de complementariedad y rentabilidad. Ambas compañías se reparten la geografía española y tienen en su accionariado al banco Santander Central Hispano, que puede estar interesado en la operación.





El presidente de Auna, Luis Alberto Salazar Simpson, y el presidente de Ono, Eugenio Galdón, reconocieron ayer su interés en fusionar sus negocios de cable durante su intervención en el curso de telecomunicaciones organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. Salazar Simpson aseguró que "hablaremos con Ono" mientras el presidente de esta empresa reconoció que ya se habían mantenido conversaciones hace un año de cara a una posible integración con Auna Cable, que fracasaron al no llegarse a un acuerdo sobre la valoración de cada una de las compañías.

Según Galdón, la integración de ambos operadores producirá un ahorro de varios cientos de millones de euros y "tiene toda la racionalidad económica y de mercado". Galdón explicó también que ambos grupos, que tienen licencias de cable en áreas geográficas diferentes, "no compiten sino que son complementarios" y pueden llegar a acuerdos de compra conjunta de suministros, de contenidos o de publicidad.

Auna Cable es la empresa resultante de la integración de los distintos operadores de cable del grupo (Madritel, Menta, Supercable, Able y Canarias Telecom) y alcanzó en junio 367.000 clientes. Ono, por su parte, opera las redes de cable en la Comunidad Valenciana, Murcia, Albacete, Huelva, Cádiz, Mallorca y Cantabria, y cuenta con 400.000 clientes.

Ambos grupos coinciden actualmente en tener al grupo Santander como principal accionista. La CMT declaró en julio a Ono como operador dominante en telefonía fija, lo que obliga al Santander a dejar el consejo de administración de una de las dos firmas y a limitar el derecho de votos en una de ellas al 3%.

La decisión de la CMT, que el Santander puede recurrir, puede acelerar las negociaciones de fusión para evitar la incompatibilidad en la que según el organismo regulador incurre el banco. El presidente de Auna pidió ayer a la Administración que ayude a las empresas de telecomunicaciones a volver a ser empresas rentables levantando las cargas financieras que ha impuesto al sector. Salazar Simpson consideró prioritario que se levanten los avales que garantizan los compromisos de inversión del grupo y que cifró en unos 2.400 millones de euros (400.000 millones de pesetas).

La mayor parte de esos avales, 1.800 millones, corresponden a las garantías por el despliegue de la red de telefonía móvil UMTS, alrededor de 300 millones a los avales de las empresas del cable y el resto a avales por el despliegue de la red de telefonía GSM. Para Salazar Simpson, "han de revisarse y reinterpretarse los compromisos de los operadores, anacrónicos en la actual situación del mercado". Salazar también consideró esencial que se reduzca la tasa UMTS a los niveles del año 2000 (ahora, pese a la rebaja del Gobierno es varias veces superior) y que "no se ceda a las necesidades recaudatorias de algunas instituciones para aumentar los impuestos al sector", en alusión a la petición de los ayuntamientos de introducir impuestos que graven a los nuevos operadores telefónicos.

Salazar anunció que el grupo ha recurrido ante el propio Ministerio de Ciencia y Tecnología la decisión de este organismo de ejecutarle avales por 12 millones de euros por el cierre de la compañía de televisión digital terrestre Quiero TV. El presidente de Auna explicó también que el grupo espera vender su filial audiovisual, Auna Audiovisual.


pdfprintpmail