Archivado en Noticias, Acceso

Las eléctricas españolas ultiman sus sistemas de conexión a Internet


Un Internet por el enchufe. Por ahí, resumido, pasa el futuro del ciberespacio en España si los proyectos desarrollados por Iberdrola y Endesa llegan a buen puerto. De momento, Endesa realiza pruebas de transmisión de datos y voz a través del cable eléctrico en Barcelona y Sevilla «con buenos resultados». Iberdrola las hace en Madrid.




Endesa Net Factory, filial de la eléctrica Endesa para el sector de Internet, habrá definido de aquí a un año su estrategia de negocio para explotar con garantías la tecnología «Powerline Communication», un sistema de transmisión de datos y voz que posibilitará la conexión a Internet por medio de la red eléctrica.

La empresa estima que dentro de seis meses podrá realizar la primera prueba masiva de negocio de esta variante tecnológica, en la que tomarán parte unos diez mil clientes repartidos entre una ciudad española, probablemente Palma de Mallorca, y una gran capital iberomericana, en principio Santiago de Chile.

Este nuevo sistema, que aprovecha la red eléctrica de baja tensión para transmitir los paquetes de datos, convertirá, según Endesa, cada enchufe en un punto de conexión. Para utilzar la red eléctrica de baja tensión como sistema de transmisión es preciso incorporar en los enchufes un dispositivo que hace las funciones de un módem.

De momento, Endesa realiza desde julio pasado pruebas a pequeña escala en Barcelona y Sevilla, en las que se han alcanzado velocidades de doce megabits —siete veces superiores a la prestada por la línea RDSI— y que incluyen servicios experimentales por Internet de banda ancha, televigilancia, videoconferencia y radio digital. Este sistema puede constituir una seria alternativa al cable telefónico en la denominada «última milla» que conecta a los clientes residenciales, ante las dificultades de competencia que las operadoras evidencian para este tramo. Para desarrollar sus pruebas piloto, Endesa colabora con la empresa suiza Ascom y la española DS2.

LOS ALEMANES, LOS PRIMEROS

Por su parte, Iberdrola realiza sus primeras pruebas en Madrid, según señaló a ABC el presidente de NAMS, Ron Gafni. NAMS es la corporación israelí que, junto a la compañía española, desarrolla Niscom, el proyecto de conexión a Internet por red eléctrica que prevé superar los diez megabits de velocidad.

Unión Fenosa hace lo propio en la localidad madrileña de Alcalá de Henares. En julio, una empresa alemana comercializará un primer sistema de conexión eléctrico a una velocidad de dos megabits.

Reproducido de ABC

pdfprintpmail