Archivado en Noticias, Acceso

Auna, Uni2 y Jazztel estudian posibles fusiones para competir con Telefónica


Los operadores de telefonía fija que compiten con Telefónica mantienen contactos cara a una posible fusión que les permita hacer frente al antiguo monopolio, según desveló ayer el ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué. El ministro aseguró que ve con simpatía estos contactos, aunque reconoció que es difícil que prosperen.





Auna, Uni2 y Jazztel mantienen conversaciones cara a una posible fusión para crear una empresa de mayor tamaño y más capaz de competir con Telefónica, según aseguró el ministro de Ciencia y Tecología, Josep Piqué. En declaraciones a Europa Press, el ministro explicó que al Gobierno le constan esos contactos y “ve con simpatía” operaciones de concentración entre los operadores de telefonía fija. El ministro aseguró que también sabe que las negociaciones entre estas empresas son “muy difíciles”.

Piqué insistió en que ve con simpatía operaciones de concentración entre operadores de telefonía fija, ya que, pese a la liberalización del sector, Telefónica mantiene todavía una cuota de mercado superior al 80 por ciento, mientras que el mayor de sus competidores no pasa del 6 por ciento.

“Me parece que ése no es un esquema competencial razonable”, sentenció el ministro. “Es cierto que con la convergencia tecnológica el pricipal competidor de Telefónica es Telefónica Móviles y no otro operador de telefonía básica. También es verdad que la única manera de poder competir con Telefónica en la prestación de telefonía básica es partir de una cierta dimensión”, manifestó. “Otra cosa es que sean decisiones empresariales” las que lleven a esta concentración, advirtió el ministro.

Uni2 (la filial española de France Telecom) y Jazztel ya reconocieron en el 2002 que habían entablado conversaciones de fusión, que en aquel momento no llegaron a fructificar. Ambas firmas, sin embargo, alcanzar un acuerdo menos ambicioso pocos meses después para ahorrar costes compartiendo su red de telecomunicaciones de larga distancia. Jazztel capitalizó su deuda el año pasado, forzando la salida de la empresa del equipo fundador, y se ha quedado sin ningún accionista de referencia, ya que el que fuera su principal acreedor, el fondo Spectrum, ha optado por vender sus acciones. Uni2, por su parte, sufre la situación de su matriz, France Telecom, que ha vivido una fuerte crisis financiera y está ahora volcada en cerrar sus negocios deficitarios y no en operaciones corporativas que le obliguen a asumir más deuda.

Auna, por su parte, ha protagonizado la gran concentración del sector al integrar la antigua Retevisión con siete operadores regionales de cable (de Madrid, Catalunya, Aragón y Andalucía). El grupo reconoció el año pasado que también había mantenido conversaciones para su fusión con Ono, la operadora que ganó las licencias de cable en otras comunidades autónomas, que no fructificaron por diferencias en la valoración de ambas firmas. Auna, sin embargo, considera prioritario equilibrar sus cuentas y preparar su salida a bolsa para el 2004.

La liberalización de las telecomunicaciones en España en 1998 y el boom bursátil de la nueva economía llevó a que más de 70 empresas obtuviesen una licencia para prestar servicio de telefonía fija en el mercado español. Estas firmas, sin embargo, apenas han ganado cuota de mercado a Telefónica, que es el antiguo monopolio de telefonía que retiene la mayor cuota de mercado de toda Europa. El continuo descenso de precios aplicado por esta firma y su agresiva política comercial para recuperar clientes ha hecho que ninguno de los nuevos operadores haya logrado importantes cuotas de mercado ni equilibrar sus cuentas. Tras la crisis bursátil y financiera del sector, además, muchos de ellos han desaparecido.

Piqué insistió en sus declaraciones en la necesidad de que todos los operadores, y también Telefónica, sean competitivos, por lo que eludió criticar el expediente de regulación de empleo (ERE) pactado entre la empresa y los sindicatos. “Nos interesa que nuestros operadores, y en particular el dominante, sea competitivo, esté saneado financieramente y sea capaz de seguir siendo punta de lanza en el desarrollo tecnológico de las telecomunicaciones. En la medida en que eso se pueda hacer de manera negociada y pactada, el Gobierno no tiene nada que añadir”, concluyó.

Reproducido de La Vanguardia .

Carta al Presidente del Gobierno sobre el Desarrollo de las Telecomunicaciones en España .


pdfprintpmail