Archivado en Noticias, Mundo Internauta

Burocracia en la Red


Las gestiones con la Administración a través de Internet evitan las colas, los viajes, permiten ganar tiempo y ahorran dinero.





LAIA REVENTÓS / El País . / Cataluña - 19-08-2003 .- Las gestiones administrativas en la Red con el Ayuntamiento simplifican la vida porque evitan colas, desplazamientos, pérdida de tiempo y dinero. "También fomentan la participación ciudadana. Ahora soy mejor vecino". Toni Sánchez, de 47 años, ya no sabe lo que es llamar al 010. Todo lo resuelve por Internet, tanto el solicitar un certificado de residencia como el dar de baja su vehículo. La última vez que usó la página de su Ayuntamiento fue para pedir la retirada de un coche abandonado en la vía pública. "Fue fácil. Mandé un correo electrónico. En tres días contestaron y a los 10 días el coche había desaparecido de la calle. Mis vecinos todavía me lo agradecen".

Toni Sánchez vive y trabaja en Sabadell, una ciudad con más de 180.000 habitantes, donde el 40% de la población se conecta habitualmente a la Red. La página del Ayuntamiento recibe unas 600 visitas diarias. Los vecinos pueden pedir información o realizar 50 trámites en línea "sin moverse de casa y a golpe de ratón".

Cada vez más contribuyentes hacen la declaración de la renta por Internet. Este año el 12% de ellas se ha realizado así; es decir que muchos ciudadanos han utilizado la página de la Agencia Tributaria no sólo para presentarla, sino también para pagarla. No es el caso de Joan Teixidor, que, en cambio, sí usa la web para dar de alta a los coches de sus clientes. Teixidor, de 54 años de edad, es propietario de una gestoría en Girona. Desde marzo, cuando el consistorio gerundense y el Colegio Oficial de Gestores firmaron un acuerdo, Teixidor sólo se desplaza para ir a La Caixa a pagar el impuesto. "La petición en red no sólo simplifica el trabajo sino que permite dar de alta un coche en cualquier momento del día o de la noche". Internet no cierra ni tiene horario de verano.

Teixidor asegura que el sistema es fácil de usar pero todavía se puede mejorar. "Sería ideal", asegura, "que cuando introduzco el DNI del solicitante, el Ayuntamiento me informe de si está empadronado en la provincia; así evitaríamos errores burocráticos que lentifican la gestión". Desde que se ha puesto en marcha este servicio, el Ayuntamiento ha recibido más de mil peticiones, 160 de la gestoría Teixidor.

Para hacer servicios en línea hay que aprender a usar Internet. Jordi Brotons, profesor de Matemática Aplicada que se jubiló en 1995, ha cambiado la pedagogía de los números por la enseñanza del e-mail; y a los jóvenes estudiantes por alumnos del casal de la Gent Gran Anna Murià (Terrassa). Brotons, de 71 años, es dinamizador del programa I tu per què no? que la Diputación de Barcelona (Diba) ha puesto en marcha para canalizar el potencial de nuestros mayores en el uso de las tecnologías. Un proyecto que ya funciona en marcha en 44 casals de la provincia. Como Jordi Brotons, otros 88 abuelos han sido formados para que enseñen a sus coetáneos las ventajas de Internet. Una fórmula para evitar su exclusión digital y que ha supuesto la interconexión en red de los casals de la gent gran para organizar salidas, excursiones o jugar al dominó. "En 12 horas mis alumnos aprenden las cosas más básicas de Internet y el correo electrónico. Lo que más gusta es el e-mail porque los que tienen a los hijos lejos aprenden a mantener correspondencia con ellos telemáticamente", explica.

Desde 1994, la Diputación de Barcelona ha conectado a todos los pueblos y ciudades de la provincia en una red informática. Hoy es una red de municipios que comparten herramientas de gestión, además de información. Todas las localidades de más de 20.000 habitantes tienen página web; y 281 de sus 311 tienen gestión tributaria y recaudación en red a través de la firma electrónica que sirve para hacer la declaración de la renta. Otra consecuencia de la red de municipios: el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) sólo se difunde en formato digital. Quien lo quiera en papel tiene que pagar: las reliquias del pasado cuestan diez veces más caras.

Ahora la Diba participa en un proyecto que pretende llevar Internet a través del cable eléctrico. Se trata de una prueba piloto en colaboración con LocalRed que se llevará a cabo en Centelles, un pueblo cerca de Vic con 5.939 habitantes. El Ayuntamiento es propietario de la red eléctrica desde 1927; es decir que una empresa municipal es la que distribuye y comercializa la luz. "Nuestro objetivo es ser más competitivos y dar servicios de valor añadido a los ciudadanos, sean particulares o empresas", asegura su alcalde, Miquel Arisa. En septiembre empiezan las pruebas y, si todo va bien, a finales de año los centellencs navegarán por Internet gracias a la luz... y a toda velocidad.


pdfprintpmail