Archivado en Noticias, Sin Canon

Warner Music echa sal gorda en las llagas de las discográficas y la SGAE


Sobre el sistema anticopia del último disco de Alejandro Sanz, la respuesta de Warner Music, el CANON y las "descargas no autorizadas de Internet".






Warner Music ha emitido un comunicado en el que manifiesta lo siguiente:

En relación con las noticias aparecidas en diversos medios de comunicación respecto al sistema anticopia del CD de Alejandro Sanz "No Es Lo Mismo", Warner Music manifiesta lo siguiente: El CD de Alejandro Sanz "No Es Lo Mismo" incorpora una tecnología de protección contra copia digital. Dicha tecnología viene aplicándose desde hace meses en algunos de los más importantes lanzamientos de la industria discográfica, y cumple con los necesarios requisitos legales. El producto va debidamente etiquetado en su exterior, informando de dicho sistema. Lamentablemente y a pesar del sistema de proteccion, "No Es Lo Mismo" está siendo objeto, a niveles masivos, tanto de pirateria callejera como de descargas no autorizadas a traves de internet.

Reproducido de emisiondigital.com.


El sistema de protección perjudica a los usuarios legítimos

De cajón. Un internauta preferirá descargar la música de Internet, en vez de comprar un disco con un "sistema de protección" que va a restringirle: primero, dónde puede reproducir el disco compacto, y segundo, la realización de copias privadas a las que tiene derecho. Ya lo dijimos, luego se denunció y ahora también ASIMELEC dice que el sistema anticopia del disco de Alejandro Sanz es ilegal.

Las descargas AUTORIZADAS de Internet, hacen que la SGAE pueda recaudar el doble

El internauta que paga derechos por la música en Internet, que se dirige a sitios como www.weblisten.com o www.vitaminic.es para comprar su música, pagará el doble a la SGAE si se le ocurre hacer copias privadas en CD de la música que descargue legalmente, todo gracias al manido CANON. No nos extraña que, con tantas "trabas" para ser legal, las empresas que se dedican a la música en Internet estén indignadas como veremos más adelante en el artículo. Por un lado, se estará pagando a la SGAE al descargar la música de un sitio legal. Por otro, pagará de nuevo al comprar un CD virgen. ¿Quién da más? No va más. Es el no va más. Irónicamente, los autores de libros "deberían exigir" también compensaciones para sus ventas por Internet, así como aplicar un canon a la venta de folios en blanco.

Las mismas discográficas impiden que existan más "descargas autorizadas" a través de Internet

La Asociación de Internautas siempre ha condenado toda piratería, pero resulta cuanto menos paradójico que en el comunicado de Warner Music se mencione con cierta sorna a las "descargas no autorizadas a través de Internet" cuando son las mismas discográficas las que ponen trabas a que los usuarios puedan disponer de más "sitios autorizados". La Asociación de Música Internet (www.asociacionmusica.com) presentó denuncia ante el Servicio de Defensa de la Competencia (SDC) por determinadas prácticas que Universal Music está llevando a cabo, contrarias a la ley de defensa de la competencia en España Como apoyo a esta denuncia, AMI (Asociación de Música en Internet) inició hace unos cuantos meses una campaña de recogida de firmas encabezada por la siguiente misiva: "...nos preocupa el futuro de la música on-line y sobre todo la oferta libre y plural de ésta a los usuarios de Internet. Los movimientos que se están produciendo últimamente concentran la oferta en unas pocas plataformas elegidas por las grandes compañías discográficas y este escenario no se corresponde con la demanda de los usuarios".

La Asociación de Internautas estudia mantener contactos con la Asociación de Música en Internet para poder trabajar juntos en aquellos temas en los que podamos encontrar puntos en común a favor de los internautas.

Asociación de Internautas


Antecedentes:



Se pide la retirada del disco de Alejandro Sanz por tener sistema anticopia.

Y también:

La Asociación de Internautas estimaba el pasado 11 de agosto que "en justa reciprocidad, los autores y editores deben exigir de sus discográficas y distribuidoras la inmediata supresión de las protecciones que instalan en los compactos de música y de películas dirigidas a impedir, precisamente, la posibilidad de realizar la copia de tales obras".


pdfprintpmail