Archivado en Noticias, Sin Canon

El sector informático ataca el canon por CD vírgenes


La tendencia a gravar todos los medios y soportes de reproducción digital con un canon sobre la propiedad intelectual se ha convertido, según denunció ayer la Alianza de Empresas de Software, en un boyante negocio para las entidades de gestión de derechos de autor. El sector informático teme el impacto en su actividad de un impuesto que en 2006 reportará 1.500 millones de euros a las sociedades de autores.





B. M. / BRUSELAS 5 Días (10-09-2003) . El sector informático se sumó ayer a las quejas de los consumidores contra los cánones de propiedad intelectual que gravan en Europa desde la venta de CD y DVD vírgenes (en España desde este mismo mes) a ordenadores, vídeos fotocopiadoras o escáneres. La recaudación de las sociedades de gestión de derechos de autor por este concepto se multiplicará por cinco en sólo cinco meses, según denunció ayer en Bruselas la Alianza de Empresas de Software, que tacha el gravamen de 'impuesto parásito'. 'No hace más que obligar a una industria a financiar otra', afirmaron los representantes de la organización durante la presentación de un estudio sobre el impacto económico de los cánones.

La organización empresarial calcula que en los próximos tres años los ingresos en Europa de las sociedades de autor aumentarán un 500% hasta alcanzar los 1.500 millones de euros. Sólo en España, donde este mes se ha empezado a gravar con un canon los CD y DVD vírgenes, los ingresos pasarán de 12 a 83 millones de euros.

La alianza, que agrupa a empresas tan poco sospechas de tolerancia con la piratería como Adobe, Apple, Cisco, HP, IBM, Intel o Microsoft, teme que las entidades de gestión estén más preocupadas por explotar el nuevo filón de ingresos que por velar por la protección de la propiedad intelectual.

'O apostamos por la innovación o apostamos por los impuestos'. La retribución de los derechos de autor en la era digital presenta esa disyuntiva, según Donald M. Whiteside, director en el departamento legal de la multinacional estadounidense Intel. Para Whiteside, no hay duda sobre el camino a seguir. 'La solución es la tecnología, no los impuestos', zanja este directivo, que recuerda que en EE UU no existen este tipo de cánones. En Europa, sólo Reino Unido, Irlanda y Luxemburgo se han resistido a imponerlo.

'Se está colocando a Europa en una posición poco envidiable', apoya Francisco Mingorance, director para Europa de la Alianza de Software. '¿Cómo se supone que vamos a ser competitivos si se incrementan nuestros costes?', se pregunta retóricamente Mingorance.

Ingresos

La recaudación por cánones en los cinco principales mercados continentales (Alemania, Francia, Italia, Holanda y España) se triplicará por tres en 2006, según el estudio elaborado por la consultora Rightscom por encargo de la Alianza de Empresas de Software. Los ingresos en los cinco países ascendieron a 309 millones de euros en 2002, según los datos del estudio, y se prevé que alcancen los 542 millones en 2004 y casi 861 millones en 2006. Estas cifras, sin embargo, no incluyen los cánones que Alemania e Italia estudian introducir, lo cual elevaría la recaudación total a 1.500 millones de euros dentro de tres años. 'Esta cifra es un mal mensaje para los consumidores', opina Whiteside. 'El cliente asume que, si paga este canon, tiene derecho a realizar copias por cualquier medio, incluidas descargas ilegales a través de Internet'.

'Pagas incluso si no haces ninguna copia'

La industria española de electrónica y comunicaciones ha sido una de las que recientemente se ha visto forzada a pactar un canon por propiedad intelectual con las sociedades de derechos de autor. La patronal del sector, Asimelec, se ha resignado a gravar desde este mes todas las ventas de CD-Rom, CD y DVD con un canon que oscila entre 13 y 70 céntimos.La Asociación de Internautas, que ha denunciado el acuerdo ante el Instituto Nacional de Consumo, calcula que el gravamen supondrá un incremento de hasta el 28% en el precio final de alguno de esos formatos de grabación.'Los consumidores tienen que pagar este tipo de canon incluso si no tienen intención de realizar ninguna copia', se admira Donald M. Whiteside, del departamento legal de Intel. Esta multinacional estadounidense, como el resto de las que forman parte de la Alianza de Empresas de Software, se opone a impuestos generalizados como el canon y defiende soluciones técnicas que permitan a cada consumidor abonar los derechos de autor que le corresponden.