Archivado en Noticias, Sin Canon

El diezmo de la SGAE


Desde hace unos días la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) grava los CD-ROM vírgenes con un canon que ha provocado que sus precios asciendan un 40 por ciento. La excusa es que un número indeterminado de gente (en ningún caso superior al 20 por ciento) utiliza este soporte informático para hacer grabaciones musicales de las que presuntamente no han adquirido los derechos y que la piratería «es un problema de todos».





Por ello, es lógico que Ana Belén cobre cada vez que grabo las fotos de mi último viaje en un CD, o que Javier Bardem reciba una «pequeña cantidad compensatoria» cuando hago una copia de seguridad de la contabilidad de mi empresa.

Sin embargo, un gobierno realmente comprometido con la piratería permitiría a la SGAE establecer otro canon que grave los bolígrafos, plumas y demás material de escritura, pues cierta gente sin escrúpulos y poco comprometida con la lucha contra la piratería podría escribir en un papel la letra de su canción preferida sin haber adquirido previamente los derechos. O directamente, el brazo político de la SGAE -Partido Socialista e Izquierda Unida- podría proponer una enmienda del IRPF para que una parte de la recaudación se destine a la SGAE.

Es justo el diezmo a la SGAE.

César Sainz Garrido-Falla. Madrid. Cartas al Director en ABC


pdfprintpmail