Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

Bruselas ataca el régimen español de telecomunicaciones


España está a un paso de ver cómo la Comisión Europea le abre un expediente por no aplicar a tiempo la nueva legislación comunitaria para el sector de las telecomunicaciones.





Antonio León Expansión ,- En la misma situación se encuentran otros ocho países de la UE, entre los que se sitúan Francia y Alemania -en este caso más en el papel de farolillo rojo que en el de locomotora de la construcción europea-. Sólo se salvarán del procedimiento de infracción Finlandia, Dinamarca, Suecia, Reino Unido, Irlanda e Italia.

Erkki Liikanen, comisario de Empresa y Sociedad de la Información, no ha dejado pasar el tiempo y ya advirtió el pasado 25 de julio que comenzaría en breve a abrir expedientes a los países que no transpusieran a sus respectivos ordenamientos jurídicos nacionales el conocido como paquete teleco. La advertencia de Liikanen llegó el mismo día en el que los Quince debían tener las normas comunitarias en vigor, pero sólo cinco de ellos habían cumplido sus compromisos en aquella fecha: Finlandia, Dinamarca, Suecia, Reino Unido e Irlanda.

El responsable comunitario mostró su confianza en que Italia, España y Austria se unirían a la vanguardia europea para evitar la llamada de atención de Bruselas. Pero en el entorno del comisario se considera actualmente que, de estos tres países que se colocaban en una zona gris, sólo Italia ha dado el necesario salto adelante. De manera que España recibirá, salvo variación de última hora, una de las ocho cartas de emplazamiento -documento que abre la primera fase de todo procedimiento de infracción comunitario- que Bruselas prevé enviar a las capitales incumplidoras a finales de este mes o principios del próximo.

Por lo que se refiere al resto de países, Bruselas dio por descontado desde antes del verano que no respetarían los plazos y serían carne de expediente. El nuevo marco legislativo europeo sobre las telecomunicaciones es el resultado de la simplificación y actualización de las normas precedentes: el número de directivas pasa de veintidós a seis, la legislación se adapta a un sector liberalizado y abierto a la competencia no hace tanto tiempo, y regula los diferentes canales de comunicación.

< < España está a un paso de ver cómo la Comisión Europea le abre un expediente por no aplicar a tiempo la nueva legislación comunitaria para el sector de las telecomunicaciones.

En la misma situación se encuentran otros ocho países de la UE, entre los que se sitúan Francia y Alemania -en este caso más en el papel de farolillo rojo que en el de locomotora de la construcción europea-. Sólo se salvarán del procedimiento de infracción Finlandia, Dinamarca, Suecia, Reino Unido, Irlanda e Italia.

Erkki Liikanen, comisario de Empresa y Sociedad de la Información, no ha dejado pasar el tiempo y ya advirtió el pasado 25 de julio que comenzaría en breve a abrir expedientes a los países que no transpusieran a sus respectivos ordenamientos jurídicos nacionales el conocido como paquete teleco. La advertencia de Liikanen llegó el mismo día en el que los Quince debían tener las normas comunitarias en vigor, pero sólo cinco de ellos habían cumplido sus compromisos en aquella fecha: Finlandia, Dinamarca, Suecia, Reino Unido e Irlanda.

El responsable comunitario mostró su confianza en que Italia, España y Austria se unirían a la vanguardia europea para evitar la llamada de atención de Bruselas. Pero en el entorno del comisario se considera actualmente que, de estos tres países que se colocaban en una zona gris, sólo Italia ha dado el necesario salto adelante. De manera que España recibirá, salvo variación de última hora, una de las ocho cartas de emplazamiento -documento que abre la primera fase de todo procedimiento de infracción comunitario- que Bruselas prevé enviar a las capitales incumplidoras a finales de este mes o principios del próximo.

Por lo que se refiere al resto de países, Bruselas dio por descontado desde antes del verano que no respetarían los plazos y serían carne de expediente. El nuevo marco legislativo europeo sobre las telecomunicaciones es el resultado de la simplificación y actualización de las normas precedentes: el número de directivas pasa de veintidós a seis, la legislación se adapta a un sector liberalizado y abierto a la competencia no hace tanto tiempo.


pdfprintpmail