España retrocede cuatro puestos en tecnologías de la información


El Foro Económico Mundial sitúa por delante a Malta y Malaisia





PATRICIA FERNÁNDEZ DE LIS - EL PAÍS | Sociedad - .-- Luxemburgo, Italia, Malaisia y Malta han adelantado a España en la situación de las infraestructuras de tecnología de la información que tienen disponibles y el uso que hacen de ellas. España ocupa el puesto 29º en la clasificación que publica cada año el Foro Económico Mundial, frente al 25º del pasado año. El Gobierno, mientras, retrocede 10 puestos en la promoción de la tecnología, pese a que ha puesto en marcha dos planes para ello desde 2001. El Foro Económico Mundial (WEF, en sus siglas inglés) realiza el Informe global sobre tecnologías de la información desde hace tres años. Los economistas del WEF analizan unos cuarenta parámetros relacionados con la situación de la sociedad de la información y las comunicaciones en el Gobierno, las empresas y los hogares. Estudian conceptos como la calidad de la educación científica, la investigación en universidades y empresas, o la cantidad y calidad de las infraestructuras disponibles (líneas de teléfono, penetración de Internet, usuarios de telefonía móvil, número de ordenadores...).

El informe, que analiza la situación de 102 países, se realiza mediante el análisis de datos de organismos nacionales e internacionales, y por encuestas realizadas a empresarios de cada uno de los países. Este año, España figura en el puesto 29º de la clasificación general. En 2002 ocupaba el 25º, pero ha sido superada por Luxemburgo, Italia, Malaisia y Malta, que no aparecía en el estudio de 2002. Entre los socios de la UE, sólo Grecia y Portugal aparecen por detrás.

"España ha sufrido un fuerte retroceso", confirma Fiona Paua, economista del WEF y autora del informe. Los problemas que lastran la posición de España son el porcentaje de hogares con acceso a Internet (48%), la burocracia administrativa (puesto 61º de la clasificación), la prevalencia de tecnología extranjera frente a la propia (55º), la falta de calidad de las instituciones de investigación (51º) "y, en general, la escasa colaboración entre universidades y empresas para investigar", resalta Paua, que explica que ésta es una de las razones por la que los países del norte de Europa permanecen anclados en los primeros puestos de la lista.

Uno de los datos más llamativos del informe se refiere a la percepción que tienen los empresarios entrevistados sobre el interés del Gobierno español en promocionar las tecnologías de la información. El estudio incluye un parámetro llamado "priori-zación de las TIC [tecnologías de la información y las comunicaciones] por parte del Gobierno". El Ejecutivo español ocupaba el puesto 27º en 2002; este año, está en el 37º. En otro de los conceptos, el éxito del Gobierno a la hora de promocionar las tecnologías, España está en el puesto 46º, aunque gana uno respecto a 2002. Los datos llaman la atención porque, desde 2001, el Gobierno español ha puesto en marcha dos planes para el desarrollo de la sociedad de la información (Info XXI y España.es), y se ha comprometido a preparar uno más, según una disposición adicional de la Ley General de Telecomunicaciones.

"Esta caída es decepcionante", opina Paua. "Quizá se trate de un mensaje de la comunidad empresarial a sus líderes políticos de que se necesita un esfuerzo mucho mayor para desarrollar la sociedad de la información", continúa. España sí está entre los primeros países de la tabla (29º) en el número de servicios que la Administración permite realizar por Internet.

España ha empeorado también en otros conceptos, como la disponibilidad del capital riesgo (del puesto 20º pasa a ocupar el 23º), pero ha mejorado en otros como, por ejemplo, la calidad general de las infraestructuras (del 26º al 23º) o la disponibilidad de científicos e ingenieros (del 33º al 30º).

El primer puesto del informe vuelve a ocuparlo Estados Unidos, después de que Finlandia le arrebatara la medalla de oro el año pasado. El estudio es muy optimista sobre el futuro de las tecnologías de la información en el mundo y destaca que, a pesar de las dificultades de la economía mundial, se han producido "impresionantes mejoras" en el desarrollo de las tecnologías en los países en vías de desarrollo, gracias, principalmente, al desarrollo de la telefonía móvil y del acceso a Internet.


pdfprintpmail