Al futuro, por un atajo


El pueblo granadino de Atarfe se convierte en operador de Internet para ofrecer a todos los ciudadanos acceso sin cables





RAFAEL MÉNDEZ - Granada EL PAÍS | Andalucía - Atarfe, un pueblo de 15.000 habitantes a 10 kilómetros de Granada, acaba de dar un salto cuántico en nuevas tecnologías. El Ayuntamiento es desde el lunes un operador de Internet y, de forma gratuita, ofrece a todos sus ciudadanos acceso a Internet sin cables (conocido como Wi-Fi).

Juan Cuenca, uno de los ingenieros responsables del proyecto, explica que la idea del Consistorio, del PSOE, no es quedarse sólo en el acceso, sino dar participación plena: "Queremos que la gente pida cita con el médico por la Red, que los niños manden los deberes por correo electrónico y que el Ayuntamiento ofrezca verdaderos servicios on-line".

Es una cantinela muchas veces oída. Pero todos los proyectos, desde la telemedicina a las votaciones virtuales, chocaban siempre con el mismo problema: la falta de acceso a Internet. "De nada sirve que la gente pueda pedir cita con el médico por Internet si nadie tiene acceso o éste funciona muy lento", certifica Cuenca.

Para ello, el Ayuntamiento ha empezado por los cimientos. Dar acceso rápido y gratuito. Siete repetidores (del tamaño de las antenas de telefonía móvil) repartidos por el pueblo reparten la señal. La tecnología es sencilla y ha revolucionado el acceso en muchas empresas y aeropuertos. Los puntos de acceso, las antenas, convierten la señal de Internet en una señal de radio. Una tarjeta colocada en el ordenador (cuesta unos 100 euros) convierte esa radiofrecuencia en señal de Internet. Se salva así uno de los grandes problemas con los que se ha encontrado el ADSL, el llamado último paso. Particulares y empresas son reacios a realizar obras para introducir un cable que lleve la señal. Un centro de control de 30 metros de alto se encarga de recoger la señal de los siete repetidores y conecta al pueblo con la Red.

La iniciativa, presentada el lunes por el alcalde, Víctor Sánchez, ya cuenta con 230 hogares enganchados. Los responsables esperan cubrir en 2004 el 95% de los 4.000 hogares del pueblo. Cuenca asegura que ayer había cola frente a los puntos de información. El coste del acceso en 2004 será gratuito. Y ascenderá a los tres euros mensuales a partir de 2005. Poco comparado con los 39 euros al mes que cuesta contratar una línea ADSL de Telefónica. La velocidad máxima de la conexión instalada en de Atarfe es de 11 Megas, cinco veces más que la mayor línea ADSL.

El proyecto fue la propuesta estrella de Sánchez en las pasadas elecciones y la que le llevó a revalidar la mayoría absoluta (así lo sostiene el alcalde). La noche de las elecciones, Sánchez llamó a Cuenca y le pidió que al día siguiente se pusiese manos a la obra. El alcalde sostiene que el acceso a Internet es un derecho universal, que nadie puede ser dueño de Internet y menos una compañía de teléfonos. El coste de la instalación en todo el pueblo supera los 700.000 euros, que abonan el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía.

El único problema del acceso sin cables es que la lluvia y los árboles pueden interferir en la señal. La información viaja encriptada por el aire para mejorar la seguridad.

Con el acceso universal a Internet, Atarfe rivaliza con otro pueblo de las afueras de Granada, Jun, que hace dos años inició un verdadero proceso de modernización tecnológica. El pueblo ensayará en las elecciones autonómicas un sistema de votación por Internet. No será válido y sólo servirá como ensayo para cuando llegue el momento de enterrar las urnas.

Hasta entonces, y aunque no pidan cita con el médico, los jóvenes de Atarfe podrán practicar sus vicios cibernéticos a costa del Ayuntamiento. Cuenca afirma que, aunque el uso de Internet no siempre sea reconfortante, el desconocimiento de la Red, siempre es un atraso.


pdfprintpmail