Quedate en casa



Archivado en Noticias, Acceso

2003, año del portátil, cede el protagonismo en 2004 a la conexión por ADSL


Ha muerto 2003, el año del portátil. Viva 2004, el año del ADSL. También tiene que empezar la oferta comercial de UMTS para teléfonos móviles





ANA PANTALEONI / LLUÍS ALONSO CIBERPAÍS -

. Si Steve Jobs bajara la cabeza para mirar a España, se asombraría de que su predicción "2003, año del portátil" donde más se ha cumplido ha sido precisamente aquí. Mientras las ventas de ordenadores de sobremesa se han reducido ligeramente en 2003, las de portátiles han crecido en el orden del 60%, según los datos que manejan las consultoras Gartner, IDC y GFK.

La mitad de las personas que han comprado un portátil en 2003 no tenía ninguno, estima Xavier Pascual, director general de Toshiba en España. Gran parte de ellas lo han adquirido para reemplazar el ordenador de sobremesa o tener un segundo equipo en el hogar, mientras que otras han entrado directamente en la era del ordenador con un portátil.

Aunque el mercado español es difícil de cuantificar, se calcula que se habrán vendido unos 700.000 portátiles en 2003, frente a unos 450.000 el año anterior, y del orden de 1,5 millones de equipos de sobremesa, unos pocos puntos por debajo de 2002.

La configuración típica adquirida en 2003 ha sido un portátil de 3 kilogramos, con pantalla de 15 pulgadas, lector de DVD y grabadora de CD integrada y procesador Pentium 4. El cambio a la pantalla de 15 pulgadas ha sido radical, dice Carmen Pérez, de Fujitsu, mientras que las pantallas panorámicas recientemente aparecidas han tenido de momento muy poca acogida.

Pese al crecimiento de 2003, aún existe mucho mercado por cubrir en España, donde hay 25 ordenadores por cada 1.000 habitantes, mientras en Europa la relación bascula en torno al 40%.

La proporción de portátiles frente al total de ordenadores se acerca ahora al 30% en España, más en línea con Europa. El crecimiento español ha sido el doble que en el norte de Europa.

Pero estas cifras no se van a repetir, según los analistas, ni siquiera por aproximación en el año entrante. 2004 es para las conexiones rápidas a Internet y, especialmente para el ADSL. Como en el caso del portátil, también va a ser un fenómeno muy español. Porque de los 10 millones de internautas españoles (en la cola de Europa), un millón y medio se conecta por ADSL (a la cabeza de Europa). Y esto, según las empresas dedicadas a dar servicios, es sólo el comienzo. La explosión es ya, en el 2004 que comienza.

"Si como esperamos, hay reducciones tarifarias y se amplía la cobertura al 100%, el ADSL podría duplicar el crecimiento que ha tenido en 2003 (600.000 líneas), más que todo el cable módem en sus tres años de operatividad", asegura Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas (AI).

La descarga de archivos a través de programas P2P (España a la cabeza mundial en el uso de Kazaa) es una de las principales motivaciones del salto de la conexión por módem a conexión de alta velocidad. Jugar por red es otro factor decisivo.

"Los nuevos hábitos de navegación y los contenidos multimedia están forzando una migración paulatina de las conexiones de banda estrecha hacia las de banda ancha. En este nuevo escenario, el protagonista es, y será, sin lugar a dudas, el ADSL", subraya Santiago Caufapé, director de acceso de Tiscali España.


pdfprintpmail