Estate informado al momento. Siguenos en Telegram


Archivado en Noticias, operadoras

El cable comienza 2004 con subidas de precios en telefonía


Subidas de precios en la cuota de abono, eliminación de promociones, reajuste de tarifas... Las operadoras de cable han iniciado 2004 con un nuevo esquema de precios en telefonía que busca rentabilizar sus inversiones millonarias.





Inés Abril Cinco Días.com

La telefonía por cable logró pasar su reválida en 2003. Después de unos inicios lentos y problemáticos, las fuertes inversiones realizadas y la popularización de los servicios han permitido incrementar la penetración de esta tecnología en España, que llega ya a cerca de dos millones de clientes. Pero estos logros han marcado también un punto de inflexión en la estrategia de precios de las operadoras.

Nada más despertar 2004 las empresas de cable han comenzado a demostrar con hechos que la guerra de precios a la baja como reclamo ha terminado, por lo menos en telefonía. La base de clientes, aunque lejos del ideal, es ya extensa, y en la cuenta de resultados pesa el fardo de la deuda, fruto de inversiones acumuladas que rozan los 8.000 millones de euros, entre Auna, Ono y las compañías que forman la AOC.

Casi todas las operadoras han recurrido a las subidas en el precio de la cuota de abono del servicio de telefonía para reequilibrar sus cuentas. Así lo han hecho Auna -subió un 3,5% el pago fijo mensual en enero-, Euskaltel (un 4,4%), Retecal (el 8,7%) y R (un 8,3%). Este precio es clave para ellas, puesto que no depende del tráfico y los ingresos son fijos. Con todo, la medida no ha sorprendido demasiado al sector, ya que los desequilibrios de la liberalización han forzado precios artificialmente bajos en la cuota.

Más sorprendente ha sido para el mercado la subida del precio del tráfico, que desde la liberalización no ha hecho más que bajar. Sólo Retecal ha rebajado, sin subir otros, algunos precios durante 2004, con especial incidencia en el tráfico de fijo a móvil, aunque es la que más ha incrementado la cuota de abono.

El resto de sus compañeras de actividad ha optado por una política distinta, que incluye alzas de tarifas.

Ono es la empresa que menos ha retocado sus precios y Auna la que más

Las subidas más ligeras han sido las de Ono. 'Hemos decidido mantener los precios nominales -explica Enrique Iglesias, director de marketing y ventas del cableoperador-. Así que la opción estaba en eliminar promociones'. Y eso es lo que se ha hecho. Desde que comenzó el año, los clientes de Ono ya no cuentan con la oferta de llamadas gratis interprovinciales entre abonados de la telefónica, una promoción que ha durado tres años. Tampoco tiene ya coste cero el tráfico interprovincial a otros operadores de cable.

La gallega R ha retocado al alza los precios de las llamadas locales y provinciales. Pero ha sido Auna la que más alzas ha introducido. Las filiales de cable del grupo han subido el precio del establecimiento de llamada, lo que se traduce en incrementos de sus precios medios del 19%, el 11% y el 9,8% para llamadas provinciales, interprovinciales y de fijo a móvil.

Además, Auna ha elevado las tarifas de sus llamadas entre clientes, como también lo ha hecho con internet, donde la modalidad de acceso por tiempo se encarece un 23%. A estas alzas, Auna ha añadido la revisión de planes de descuento. Así, la cuota de la Tarifa mínima Europa sube de tres a cuatro euros y la Tarifa plana voz pasa de 39 a 42 euros.

Auna Cuota mínima para el servicio de telefonía indirecta

Desde el 1 de enero de 2004 Auna ha establecido una cuota mínima de seis euros para la telefonía indirecta. Este importe se descontará del tráfico si el consumo supera los seis euros. La decisión de Auna responde a la necesidad de asegurarse unos ingresos mínimos por cliente y de descartar a los abonados que no consumen. Los usuarios con contrato previo a 2004 tienen la posibilidad de elegir entre los seis euros con descuento en el tráfico o un pago fijo de un euro. Auna ha rehusado comentar a este diario su nueva política de precios.

La clave está en la combinación

Cuando se le pregunta a Ono por qué su cuota de abono de telefonía es la más cara del mercado su respuesta es siempre la misma: la red de cable es mucho más que teléfono y el objetivo es que los clientes combinen varios servicios. Así, si un abonado de Ono contrata sólo el teléfono, pagará 16,9 euros al mes, y si prefiere la televisión en solitario, desembolsará 18,9 euros. Pero si decide abonarse a los dos, el precio es de 27 euros, así que, según Ono, sale ganando, y eso es lo que busca su oferta, promover la contratación de varios servicios.

Esta estrategia, sin embargo, no oculta que el precio de la cuota de abono es el ingreso telefónico de mayor relevancia para el cable, sobre todo porque muchas de las empresas del sector dan las llamadas locales entre sus abonados gratis. Ono ha establecido la gratuidad de estas conexiones para toda la vida y Auna tiene en promoción -contratando un paquete con teléfono, televisión e internet- llamadas locales sin coste durante seis meses.

Los operadores de cable tienen una ventaja con respecto a sus competidoras de telefonía fija. Los clientes no pueden acceder a los servicios y las tarifas de otras compañías marcando un prefijo, como se hace, por ejemplo, con la red de Telefónica. Es decir, los clientes de cable no tiene la posibilidad de beneficiarse de la telefonía indirecta. Esta peculiaridad da al cable más libertad para retocar sus tarifas de tráfico, puesto que no hay competencia. Si un cliente quiere cambiar, tiene que darse de baja en todo el servicio.


pdfprintpmail