Los dominios ‘.es’: un pobre legado para el nuevo Gobierno


El bajo número de dominios .es registrado en España forma parte de las asignaturas pendientes en materia tecnológica que el nuevo ejecutivo hereda de los ocho años de Gobierno del PP. Los algo más de 53.000 registros bajo el código del país que atesora España en la actualidad apenas representan el 0,5% del total de dominios delegados registrados en la Unión Europea, dato que contrasta con los más de 7 millones de .de de la aventajada Alemania, que representan el 51%.





Luis Repiso (ElPais.es) / MADRID (30-03-2004)

Un dominio es un identificador usado en Internet que permite localizar un sitio, un servidor web o un servidor de correo en la Red –por ejemplo, ELPAIS.es-, pero también es una variable de medida de la salud que atesora la sociedad de la información de un país.

¿A qué se debe el retraso que sitúa a España en los últimos lugares del ranking europeo, sólo por encima de Finlandia, Irlanda y Portugal? Según José Manuel Cerezo, analista de la Fundación AUNA, “las trabas normativas a la hora de conceder los .es y el elevado precio dificultan su despegue y hacen que las empresas españolas opten mayoritariamente por el .com”. Esto explica que un nada despreciable 3% de los dominios genéricos -.com, .org, .net y .int- registrados en el mundo pertenezcan a empresas residentes en España.

El Gobierno saliente, conocedor de esta situación, aprobó en marzo de 2003 el Plan Nacional de nombres de dominios de Internet con el objeto de flexibilizar la normativa anterior sobre asignación de los .es e impulsar la cifra de dominios en España. Sin embargo, a juicio de Cerezo, “el afán por preservar la seguridad y el prestigio de estos dominios ha hecho que las medidas adoptadas sean insuficientes”. Según los datos adelantados a ELPAIS.es por la Fundación AUNA de su informe eEspaña2004, desde la puesta en funcionamiento de este Plan el incremento de registros de .es se sitúa en 0,2 puntos porcentuales, frente al 48% de Alemania o el 24,8% del Reino Unido en ese mismo periodo.

Carlos Rodríguez Sau, experto en eBusiness de Pricewaterhouse Cooper, encuentra el origen de este “exceso de celo” normativo en la importancia que tienen los dominios como expresión de una marca, que hace necesario vetar los registros de .es para evitar actos de mala fe –registro de dominios ajenos o ciberocupación-. Sin embargo, en opinión de Rodríguez Sau, “en España se han puesto las trabas antes de que estas acciones fraudulentas puedan producirse”, lo que ha impedido el acceso de los internautas a los “dominios .es de fantasía” –aquellos no relacionados con una marca-.

La esperanza del tercer nivel

El .es no estaba destinado en principio a fines comerciales. Sin embargo, el imparable crecimiento de Internet hizo que el Gobierno se planteara el impulso de estos dominios. Para ello retiró su gestión del entorno académico de RedIris, y se la otorgó a Retevisión, que lo enfocó exclusivamente a empresas que cumplieran los requisitos y lo reguló mediante normas de costumbre. En 2000, y ante la necesidad de acabar con la inseguridad jurídica planteada por esta situación, el Gobierno crea la entidad pública empresarial Red.es.

Carlos Rodríguez Sau considera que “la crítica más frecuente que recibe este gestor es que se ha centrado en que no haya fraudes”. Según Rodríguez Sau, este factor unido a la falta de flexibilidad de las leyes, que impiden modificar con agilidad la normativa del .es, fue lo que motivó la aparición el pasado de 10 de diciembre de los dominios de tercer nivel en España –com.es, nom.es, org.es, gob.es y edu.es-, algunos de los cuales –com.es y nom.es- no demandan ningún requisito para su obtención.

“A los .es sólo puede acceder quien tenga derecho a tenerlos, y eso le otorga seguridad”, afirma Aquilino Antuña, subdirector de marketing de Red.es. En virtud de esta premisa, Antuña plantea que el .es sea reservado para empresas y pymes, y el tercer nivel para personas físicas y organizaciones.

De esta manera, los dominios de tercer nivel se convierten en una de las principales esperanzas de Red.es para aumentar el número de registros en nuestro país. “Hemos incrementado mucho la pendiente de crecimiento con el tercer nivel, (…) esperamos estar por encima de los 100.000 dominios este año y superar a los .com en poco tiempo”, declara Antuña.

Frente a estas expectativas, José Ramón Esteban, de la Asociación de Internautas (AI), denuncia que es un error pensar que el camino adecuado para los dominios en España pase por promocionar el tercer nivel: “¿Por qué no facilitan el acceso al .es para que éste funcione solo?”, se pregunta Esteban.

En esta misma línea apunta Iñaki Uriarte, director de Asuntos Jurídicos de la Asociación Empresarial de Comercio Electrónico (AECE). Según Uriarte, sería importante incrementar el número de dominios .es facilitando su acceso, pues esto permitiría que “las empresas se puedan diferenciar a nivel regional unas de otras”.

El obstáculo del precio

El precio de los dominios .es se fija mediante tasas -a las que se aplican el tipo general del 16% de IVA-, lo que según los expertos dificulta su bajada. Este sistema, a juicio de Aquilino Antuña de Red.es, “es un error, ya que el precio lo debe de marcar el mercado y, sin embargo, en la actualidad está basado en costes”.

Por su parte, Carlos Rodríguez Sau de Pricewaterhouse Cooper encuentra la explicación de este sistema de precios en los orígenes exclusivamente empresariales del .es: “Estos precios no suponían gran cosa para las personas jurídicas, pero cuando entran en escena los internautas, el precio sí empieza a suponer un problema”.

Precisamente desde la Asociación de Internautas provienen las mayores protestas en este sentido. “En España tenemos los precios más altos del mundo”, asegura José Ramón Esteban, “es normal que países como Alemania o Reino Unido cuenten con un dominio por cada tres habitantes, y España tenga uno por cada 600”.

Comité de Registro de Dominios: La solución del diálogo

El pasado 4 de marzo, Red.es convocó una reunión –Comité de Registro de Dominios- con los 24 agentes registradores, en lo que significaba la última medida encaminada a potenciar el mercado de dominios en España. “Teníamos la sensación de que no estábamos orientados al cliente”, asegura Aquilino Antuña, representante de Red .es en el Comité de Registro de Dominios, “así que decidimos coger a los registradores, que son nuestro canal de venta, y preguntarles qué tenemos que hacer para que resulte más fácil vender un .es o un .com.es”.En este encuentro, que se pretende repetir cada dos meses –el próximo tendrá lugar el 5 de mayo-, los agentes registradores Acens, Arrakis, Auna, Digital Value, Easynet, Elzaburu, Entorno Digital, Herrero & Asociados, Ibercom, Interdomain, J. Isern Patentes y Marcas, Nexica, Nominalia, Pons Patentes y Marcas, Register.es, Ubilibet y VirtualPyme plantearon medidas encaminadas a disminuir las trabas burocráticas en el registro de los .es, a bajar los precios, o a dar a conocer un tercer nivel por el que todos los agentes consultados por este medio apuestan como solución a la actual situación: “Tenemos muchas esperanzas puestas en este Comité”, asegura Antuña.


pdfprintpmail