Quedate en casa



Archivado en Noticias, Privacidad

Charlar y chatear


El despido de una secretaria por dedicar dos horas diarias de su jornada laboral a chatear tiene parte de lógica. Es lo que sucede cuando te dan la mano y coges el brazo, hombro y parte del cuello. Más sentido tiene aún cuando en el anexo de su contrato laboral “autorizaba” a la empresa a supervisar periódicamente los listados de llamadas telefónicas realizadas y páginas web visitadas. Al margen de que ese “autorizaba” debería cambiarse por un “no tuvo más remedio que autorizar” (o firmas o te vas a la calle), el caso pone de manifiesto la incoherencia que define a la mayoría de las empresas españolas.





Cualquier pérdida de tiempo derivada del uso de Internet y sus variantes (mensajería instantánea, correo electrónico) es punible. Sin embargo, suele hacerse la vista gorda cuando un empleado: utiliza el teléfono media hora diaria por cuestiones personales, dedica otro tanto acodado en la máquina de café, pierde entre 15 y 20 minutos divagando con los compañeros acerca de la aparición de agujeros negros en la galaxia futbolística, sale al pasillo para fumar (seamos benévolos) seis cigarrillos por jornada –cinco minutos por pitillo, media hora- o emplea 20 minutos a intercambiar con sus compañeros comentarios triviales (cuántas series de abdominales realiza en el gimnasio, cómo dormir al niño insomne, la barbacoa del fin de semana…). Entre unas cosas y otras se evaporan las dos horas diarias que han motivado el despido.

Desconozco el caso exacto de la secretaria internauta. Puede que además de perder el tiempo chateando se tomara un largo café, llamara a su familia por teléfono, fumara diez cigarros diarios y charlara con su compañera sobre el alto precio de la vivienda. O puede que no. También pudo suceder que, mientras sus colegas mataban la tediosa jornada laboral platicando en el pasillo, ella no levantara la vista del chat. Si fuera así el castigo habrá sido injusto: además de despedirla a ella deberían dejarnos en la calle a casi todos los trabajadores de este país. Charlar o chatear, esa es la única diferencia.

Opinión de Guillermo Rodríguez en Libertad Digital

Noticia relacionada:

Comfia-CCOO organiza una jornada sobre ciberderechos el próximo día 24. Personalidades del mundo jurídico, político, sindical y ciudadano debatirán y contestarán preguntas en Barcelona. El acto será retransmitido en directo por internet.

Para asistir a la jornada basta con inscribirse en la página web:

http://www.comfia.info/index.php?modo=leer&art=12975

También será retransmitido en directo por internet a través de la página web:

http://www.comfia.net


pdfprintpmail