Archivado en Noticias, Privacidad

LA CLI interpone denuncia a AMENA


INFORMA a los usuarios de operadoras de telefonía sobre los tratamientos con fines de publicidad que de sus datos se vienen haciendo así como de sus derechos.





Tras la campaña masiva de recogida del consentimiento de los usuarios por TELEFÓNICA el pasado mes de febrero con el fin de ceder los datos personales de sus clientes a diferentes empresas con fines de publicidad, ya denunciada por la CLI, ahora AMENA se lanza a otra campaña de recogida masiva de consentimientos con similares fines y formas. La operadora de telefonía AMENA (como ya hiciera Telefónica) está enviando una carta a sus clientes pidiéndoles su consentimiento para la cesión de todos los datos personales que consten en sus ficheros, a las empresas que pertenecen a su Grupo con fines de publicidad. La recepción de esta carta informativa, supone que, si en el plazo de un mes el destinatario-cliente no se opone a ello (enviando una carta, con la consiguiente molestia y gasto del usuario), se considerará otorgado el consentimiento solicitado, esto es lo que se llama un “consentimiento tácito”.

La CLI reitera que considera contrarias a la ley de Protección de Datos dichas prácticas, que dejan al usuario la carga y el coste de la oposición al tratamiento. Los motivos en los que la Comisión de Libertades e Informática fundamenta su postura son los siguientes:

En primer lugar , AMENA envía cartas no certificadas a los usuarios lo que implica que muchos usuarios que estén ausentes de su domicilio o cuyas direcciones sean erróneas, o víctimas de un error de Correos, no tendrán la posibilidad de manifestar su voluntad en contra del tratamiento. No se puede entender prestado un consentimiento, ni siquiera tácito, si no se está seguro de que el usuario ha recibido la carta informativa.

En segundo lugar , la CLI considera que AMENA, conforme a los criterios de la Agencia Española de Protección de Datos, debería habilitar medios gratuitos y sencillos para que el usuario pueda oponerse al tratamiento, bien a través de su servicio de atención al cliente, bien a través de sus distribuidores, y no limitar la forma de la oposición al envío de una carta, pagada del bolsillo del usuario y que, en consecuencia, se convierte en un medio de disuasión a la hora de formular su oposición.

La CLI informa a los abonados de las operadoras:

- que son éstas y no ellos quienes deben demostrar que, efectivamente, se ha requerido su consentimiento a través de una carta o cualquier otro medio,

- que deben ser informados de los tratamientos que de sus datos se pretendan realizar,

- que es la operadora quien debe demostrar, llegado el caso, que no ha habido tal oposición en el plazo de un mes. - que en caso de querer realizar la citada oposición, la operadora está obligada a poner a su disposición medios sencillos y gratuitos.

- que si una vez transcurrido el mes, el usuario no quiere recibir publicidad, sigue disponiendo de medios para dejar de recibirla, ejerciendo su derecho de oposición directamente ante la empresas que se la remiten. Es un procedimiento gratuito.

- La LOPD protege los derechos de los ciudadanos contra este tipo de abusos, previendo mecanismos de defensa como la denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos en los casos en que el usuario no ha tenido posibilidad de oponerse al tratamiento (no ha recibido la carta, o la ha recibido estando de vacaciones o ausente durante el periodo en el que podía oponerse), y haciendo uso de ellos, la CLI ha procedido en el día de hoy a interponer la correspondiente denuncia.

FORMAN PARTE DE LA CLI

AI:Asociación de Internautas

ALI: Asociación de Doctores, Licenciados e Ingenieros en Informática,

APDHE: Asociación Pro Derechos Humanos de España,

CCOO:Comisiones Obreras,

CECU:Confederación de Consumidores y Usuarios,

FADSP: Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública,

UGT: Unión General de Trabajadores,


pdfprintpmail