Quedate en casa



Archivado en Noticias, Acceso

Telefónica se lanza a la banda ancha


Telefónica ha aprovechado la tradicional modorra veraniega para dar un golpe de mano en el mercado del ADSL. Sólo el 6% de la población española accede a Internet por banda ancha, así que la operadora ha puesto en marcha un plan para ganarse ese nuevo mercado, financiando ordenadores y ofreciendo una 'tarifa ondulada' de acceso en banda ancha. La competencia anuncia una nueva batería de productos (con la telefonía sobre la Red como gran estrella) y, además, prepara una guerra de precios. El objetivo de todos es convertir en clientes a los dos millones de españoles que se conectarán al ADSL en los próximos dos años. El Grupo Telefónica ya se lleva el 64,8% de los ingresos de este mercado.





PATRICIA FERNÁNDEZ DE LIS EL País / NEGOCIOS - 12-09-2004

Se esperaba un otoño caliente. Después de varios meses de atonía, las compañías que operan en el creciente negocio del acceso a Internet por ADSL -entre ellas, Telefónica de España, Terra, Wanadoo, Ya.com o Tiscali- pensaban aprovechar la vuelta al cole para realizar ofertas de precios y productos que tiraran del mercado. A partir del día 29, además, las empresas comenzarán a duplicar la velocidad de acceso del ADSL de sus clientes sin coste para ellos, y sin necesidad de realizar cambios, lo que previsiblemente generará demanda de nuevos servicios. Se esperaba, en fin, una movilización general. Pero antes de que los directivos de la competencia hayan podido redecorar sus despachos y olvidar sus vacaciones, Telefónica de España ha dado un golpe de mano, anunciando, en tan sólo dos días, que va a entrar en el negocio de la venta de ordenadores y se dispone modificar el modelo de venta del ADSL. Quiere, en fin, convertirse en el proveedor de tecnologías de la información para el 94% de los hogares españoles que aún no tienen conexión de banda ancha. Queda por saber qué van a hacer sus competidores para frenarla.

El ADSL -que responde a las siglas, en inglés, de línea digital asimétrica de abonado- sirve para acceder a Internet a alta velocidad por la línea telefónica tradicional. Sólo es una de la media docena de tecnologías que existen para navegar por la Red en la llamada banda ancha, pero es, sin duda, la más popular: el pasado 1 de julio existían en España 2,8 millones de conexiones de banda ancha, de las cuales el 71,5% eran ADSL, el 23,2% correspondían al cable y el 5,3% restante se lo repartían otras tecnologías como el satélite, la fibra óptica o el PLC -acceso desde el sistema eléctrico-.

El ADSL es, además, muy buen negocio para las operadoras. Según datos del último informe de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), ésta es la tecnología de acceso que más ingresos genera por cliente: 427 euros al año. Y es un mercado que crece, ya que las empresas ingresaron 848,52 millones de euros en 2003 por servicios de banda ancha, un 88,3% más que en 2002.

Estos dos datos aclaran por sí mismo el interés de las operadoras por hacerse con los clientes del ADSL, aunque hay otro más que sirve para explicar el último movimiento de Telefónica: el crecimiento está desacelerándose, lenta pero inexorablemente (véase apoyo). En los núcleos urbanos de Madrid, Cataluña, Canarias y Baleares se supera ya la media de líneas españolas, mientras que en otras comunidades -como la andaluza y la asturiana- el ADSL sufre la dura competencia del cable. El Grupo Telefónica -Terra y Telefónica de España- tiene cerca del 80% de los clientes del ADSL en España y, aunque aún queda mucho terreno para crecer, la operadora dominante ha decidido no esperar. "Telefónica ha cambiado el paso", opina Jaime García Cantero, analista de la consultora IDC. "Lo que quiere es crear un nuevo mercado donde no lo había, y que todos esos nuevos internautas sean clientes suyos", añade.

Dos planes en dos días

El lunes, la operadora anunciaba un plan para financiar la compra de ordenadores personales. España tiene una de las cuotas más bajas de penetración de PC de toda Europa (25,2% de los hogares), lo que, lógicamente, frena el desarrollo del acceso a Internet. La compañía comercializará tres modelos de la compañía taiwanesa Acer -un portátil y dos de sobremesa- y financiará su compra, que puede ser abonada mensualmente a través de la factura telefónica.

El segundo movimiento se produjo el martes por la tarde, cuando la compañía presidida por César Alierta registraba en la sede de la CMT una petición para modificar el modelo de venta del ADSL. La idea es diferenciar su oferta de todas las demás. Y es que, en este mercado, los productos parecen calcados. Un informe publicado en julio por el Grupo de Análisis y Prospectiva del sector de las Telecomunicaciones (Gaptel), dependiente del Ministerio de Industria, consideraba "preocupante" que las condiciones de "la oferta básica en precio y velocidad no han variado a lo largo de 2002 y 2003".

Telefónica ha decidido romper esta tendencia y ha pedido permiso a la CMT para flexibilizar su oferta, ofreciendo un paquete de 11 horas de navegación por 9,9 euros al mes -al que se pueden añadir módulos- y cobrando por tiempo de conexión (0,024 euros minuto).

Si consigue convencer al regulador, Telefónica rompería el modelo de venta por tarifa plana, que está regulado por ley y que, en su momento, fue la principal reivindicación de los internautas españoles. Este modelo de acceso permite conectarse a la Red por un tiempo ilimitado, pagando una única cuota al mes.

Telefónica explica que su objetivo es flexibilizar una oferta demasiado rígida y cara para buena parte de la población, ya que la tarifa plana de 24 horas cuesta 39,07 euros al mes. Con la tarificación por tiempo y módulos, aclara, podrá extender su oferta a "distintos perfiles" de la población que ahora ni siquiera se plantean acceder a Internet por ADSL. Explica, en todo caso, que no piensa "en absoluto" acabar con el modelo de tarifa plana, que seguirá siendo el que "mayoritariamente" adoptarán sus clientes y que, de hecho, se convertirá en el "fin natural" de quienes adopten el nuevo ADSL a la carta para sólo probar la conexión a Internet.

Con este movimiento, Telefónica ha bajado la barrera de acceso al ADSL a aquellos que no tienen ordenador o suficientes ingresos para pagar 40 euros al mes; las asociaciones de internautas advierten a los clientes, en todo caso, que revisen las ofertas porque podría salirles más caro pagar por tiempo de conexión. Telefónica ha conseguido realizar, además, una operación políticamente rentable, ya que se sitúa como la compañía que quiere popularizar el acceso veloz a la Red ante el nuevo Gobierno socialista, que se muestra muy interesado por extender la sociedad de la información.

Esta ofensiva del primer operador pone en muchos aprietos a sus competidores. Preguntados al respecto los tres principales operadores del mercado del ADSL -Wanadoo, Tiscali y Ya.com-, sólo esta última accede a explicar telefónicamente su estrategia. Agustín Béjar, director de marketing de Ya.com, explica que la idea de la tarificación por tiempo de conexión "no afecta" a su compañía. El 80% de los usuarios del ADSL, añade, utilizan la conexión para descargar películas o música, por lo que necesitan la conexión permanente que les da la tarifa plana.

Telefonía por Internet

A los operadores alternativos, en todo caso, no sólo les preocupa la modificación del modelo de tarifas. Para mejorar sus ingresos por cliente deben también lanzar nuevos productos y servicios, porque la pura conectividad sigue siendo la parte del león de sus ventas: el 82,5% de los ingresos de los operadores de Internet son, según la CMT, por acceso. Ya.com, avanza Béjar, prepara nuevos lanzamientos, como el vídeo bajo demanda o la venta de telefonía sobre la Red de Internet, algo que también prepara Tiscali, según confirma por escrito su consejero delegado en España, Michele Lavizzari. Wanadoo se limita a contestar, por correo electrónico, que seguirá innovando "para ofrecer al mercado español un ADSL verdaderamente rápido, económico y sin restricción de uso".

El mercado está ahí fuera. Según las estimaciones recogidas en el informe de Gaptel, se espera que, en el año 2006, las conexiones de banda ancha superen los seis millones -cuatro millones en el caso del ADSL-, y en el 2008, los 8,5 millones. Telefónica sigue mandando, ya que ha captado la mitad de todas las nuevas conexiones de banda ancha que se produjeron entre julio de 2003 y enero de 2004, según ese mismo informe. Sus ambiciones sobrepasan el ADSL, en todo caso. La duplicación de la velocidad de acceso, la venta de ordenadores, la tarificación alternativa, el proyecto de televisión Imagenio para competir con los operadores de cable... "Hay pocas compañías que tengan el músculo financiero, la Red comercial y la capacidad para competir con Telefónica, que se quiere colocar como el proveedor de telefonía, informática, Internet y televisión de los españoles", explica García Cantero.

Una desaceleración que vale un mercado

El número de conexiones al ADSL no para de crecer en España, mes tras mes, desde el año 1999. El problema es que cada vez crece menos.

La banda ancha está en su infancia y, por eso, crece cada día. Según datos de la Comisión Europea, en España lo hace a un ritmo de 2,9 puntos porcentuales al año; un buen dato si se compara con el alemán (1,3) aunque el ritmo es más bajo que en Suecia (4,4) u Holanda (3,3). Así, en octubre de 2002, había unas 828.000 líneas; un año después eran 1,5 millones; y en junio de 2004 se superaban, por primera vez, los dos millones (2,04).

Pero el dato que preocupa a los analistas es que el mercado español, aun estando en plena infancia -lo que significa, también, en pleno crecimiento- muestra rasgos típicos de la madurez, como la desaceleración de ese crecimiento. Las operadoras aseguran no notar ese problema, pero un repaso a los datos de la Asociación de Internautas (AI) sobre la evolución mensual de las altas (véase cuadro) desmiente esa afirmación.

Evolución mensual de Líneas ADSL

Mes Líneas instaladas
Agosto-2004 2.109.410
Julio-2004 2.090.441
Junio-2004 2.043.725
Mayo-2004 1.974.119
Abril-2004 1.910.450
Marzo-2004 1.847.310
Febrero-2004 1.775.979
Enero-2004 1.723.111
Diciembre-2003 1.660.447
Noviembre-2003 1.576.720
Octubre-2003 1.504.087
Septiembre-2003 1.420.454
Agosto-2003 1.374.038
Julio-2003 1.343.823
Junio-2003 1.293.563
Mayo-2003 1.247.052
Abril-2003 1.192.335
Marzo-2003 1.136.116
Febrero-2003 1.075.379
Enero-2003 1.021.175
Diciembre-2002 957.153
Noviembre-2002 897.401
Octubre-2002 827.595
Septiembre-2002 746.975
Agosto-2002 712.526

Durante el año 2002, el número mensual de altas rozaba las 60.000 al mes. El récord de crecimiento se batió en diciembre de 2003, con 84.000. Sin embargo, en los primeros meses del año, ese dato descendió de nuevo al nivel de las 60.000 altas. Este último agosto, de hecho, ha sido peor aún que el de 2003: se contrataron 19.869 nuevas líneas frente a las 30.200 del año pasado. Esta preocupante desaceleración del crecimiento es una de las razones por las que las operadoras se han visto forzadas a lanzar nuevas ofertas: quieren crear un nuevo mercado.

Un acceso a la Red caro, lento y exclusivo

Las asociaciones de internautas consideran "interesante" la nueva propuesta de Telefónica de comercializar por minutos el acceso a la Red por banda ancha. Creen, sin embargo, que el problema principal sigue sin solucionarse: España tiene el dudoso honor de ser uno de los países con el ADSL más caro y lento de Europa y al que, además, no pueden acceder los españoles conectados por las 69.000 líneas de acceso rural que aún quedan activas.

Hasta esta semana, conectarse por ADSL costaba en España entre 29 y 101 euros al mes, por un acceso básico de 128/256 kbps (kilobits por segundo), según datos del informe España 2004 de la Fundación Auna. A partir de octubre, y como la velocidad se va a duplicar, el acceso más lento a la Red será de 512/128 kbps, es decir, un internauta tardará sólo un segundo en descargarse un archivo que pese 512 kilobits, o en subir uno de 128 kilobits [la velocidad es diferente según la dirección de envío; por eso la tecnología se llama asimétrica]. Esta conexión básica costará, en el caso de Telefónica, 39,07 euros al mes en la modalidad de tarifa plana.

La Asociación de Internautas (AI) explica que se trata de una conexión cara y lenta: al otro lado de los Pirineos, en Francia, se llega a pagar hasta 20 euros al mes por una velocidad de 1 Mbps. La AI propone una tarifa plana de 24 euros, que dejaría suficiente margen a los operadores que pagan 22 por utilizar la Red de Telefónica.

La Red tiene más problemas. De los dos millones de líneas ADSL que hay en España, 800.000 están en Madrid y Barcelona, lo que ahonda la diferencia de posibilidad de acceso a la Sociedad de la Información entre la España urbana y la rural.

Por este motivo, el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros, aseguró hace una semana que el Gobierno prepara un plan para extender la banda ancha a los 1,4 millones de ciudadanos que habitan en los 3.200 municipios más aislados del país. El Ministerio de Industria explica que no hay más detalles al respecto, y tampoco se conoce cuánto costará el plan ni cómo se financiará, aunque sí asegura que han comenzado los contactos con las operadoras. Víctor Domingo, presidente de la AI, se queja de la escasa atención que ha prestado el Ministerio de Industria, por ahora, a la Sociedad de la Información -que era uno de los pilares del programa electoral del PSOE- y acusa al ministro José Montilla de estar más preocupado "por cambiar la sede de la CMT" que por la problemática situación del acceso a Internet en España.

Nuevas ofertas ADSL de Telefónica

OPINA SOBRE ESTAS OFERTAS


pdfprintpmail