Guia práctica para hacer compras en internet


De nuevo obras en Alicante


La canalización del gas obliga a reabrir la zona de Autobuses después de las obras del cable
Comerciantes y vecinos se preguntan indignados por qué los trabajos no se han realizado a la vez





Antes era el cable, ahora el gas. Son las obras que cada día provocan atascos de tráfico en las calles de la zona de la Estación de Autobuses. Los vecinos, comerciantes y transeúntes que cada día pasan por allí llevan más de un mes soportando estas canalizaciones. Los motivos por los que no se ha hecho todo a la vez son un misterio. Ayer, el concejal de Servicios y Mantenimiento, Pablo Suárez, nada pudo aportar al respecto. En su área dijeron que ya estaba de vacaciones. Su jefe de servicio, Víctor López, estaba reunido.

Al margen de las explicaciones oficiales, las canalizaciones de las diferentes obras que se están llevando a cabo en la ciudad hacen que la zona de Autobuses lleve semanas totalmente levantada y los trabajos del gas no acabarán hasta dentro de quince días.

Primero fue el cableado de la empresa de telecomunicaciones Ono y ahora son los trabajos de Gas Natural los que protagonizan las zanjas en los alrededores de la Estación de Autobuses.

Comerciantes, vecinos y visitantes sufren cada día atascos para acceder a esta concurrida parte de Alicante, que comprende el sector delimitado aproximadamente por las calles Arzobispo Loaces, Maisonnave, pasando por Reyes Católicos, con un sólo carril habilitado para la circulación y Pintor Lorenzo Casanova. Las empresas encargadas de realizar las distintas canalizaciones casi trabajan codo con codo. Unos abren, instalan los tubos y cierran, y casi al día siguiente, los otros vuelven a abrir lo cerrado y realizan su instalación particular. Un ritmo frenético que cada jornada aturde más a los que pasan frecuentan la zona.

Uno de los servicios municipales que se podría verse afectado con este cambio de calles, zanjas y cierres es el Parque de Bomberos, situado en la calle Italia, justo en el centro de la vorágine constructora. A pesar de ello, fuentes del Cuerpo aseguraron que a ellos se les suele comunicar qué calles van a cortarse y durante cuánto tiempo para que busquen un itinerario alternativo cuando los camiones tengan que salir a cubrir algún servicio.

Las mismas fuentes comentaron que alguna que otra vez se ha llegado a un sitio y al no poder pasar los vehículos han tenido que continuar andando. Asimismo, afirman que normalmente, cuando tienes que salir y te molesta una valla siempre hay un obrero «que viene corriendo y la aparta para que podamos pasar».

La Verdad


pdfprintpmail