Guia práctica para hacer compras en internet


Peligra la tarifa plana en México


Telmex, el antiguo monopolio estatal de telefonía, pone en aprietos el plan del "Gobierno del Cambio" de Vicente Fox que ha prometido, entre muchas otras cosas, incrementar el acceso de los mexicanos a las nuevas tecnologías, lo cual incluye por supuesto el uso de internet.




LatinoTek.com, Álvaro Arancibia, Ciudad de México, 29-Ago-01

Los internautas mexicanos corren un grave peligro. Y quizá no están solos: en otros países podría producirse una situación igual de riesgosa.

La tarifa plana impulsa el uso de la internet

Telmex, seguido de otras empresas, ha solicitado a la Comisión Federal de Telecomunicaciones que pueda ahora cobrar a los usuarios de internet cada 15 minutos. Esgrime el argumento de que los usuarios "normales" subsidian a los que se conectan a internet, que pueden estar conectados varias horas -o incluso semanas- por el costo de una llamada local.

Ha sido precisamente el uso de la tarifa plana en México lo que ha permitido allanar algunos de los obstáculos propios del subdesarrollo para impulsar el uso de internet. Éstos son: alto costo del equipo, telefonía cara (quizá no en términos internacionales, pero gane usted en pesos y luego nos comenta), líneas escasas, electricidad deficiente y propensa a desaparecer sin aviso, entre otros.

Peligro para e-México

En resumen, Telmex pretende eliminar una de las pocas ventajas que facilitan el acceso a las nuevas tecnologías y a la información. La repercusión se dejará sentir de inmediato en el proyecto e-México, que busca popularizar el uso de internet y disminuir el costo de acceso, entre otros objetivos.

Dicho proyecto ya ha recibido críticas, por ejemplo las formuladas por una de las cabezas más visibles del movimiento de código abierto, Miguel de Icaza, quien planteaba hace meses la necesidad de incorporar cambios de fondo a los documentos del citado proyecto.

Aquellos países que comenzaron utilizando el servicio medido para las conexiones a internet se ven hoy en día en aprietos para diseñar programas y métodos que faciliten el acceso a la red. Países como Francia, Argentina o Chile son muestra de distintas opciones, todas en aras de lo mismo: llegar a un tipo de tarifa "plana" y bajar un poco la barrera. En México se pretende justo lo contrario: subirla.

Por otra parte, Telmex sigue siendo el mayor proveedor de acceso internet (ISP) en México. ¿Cobrará entonces por doble partida? Tiene usted que pagar la renta del teléfono (alrededor de 15 dólares/mes), el costo del servicio de acceso a internet (19 dólares/mes) y ahora 0.15 dólares por cada 15 minutos de conexión. Además falta mencionar el costo de las llamadas extras y, por supuesto, el costo más difícil de medir: la mala calidad de las conexiones, cuyo resultado es que WWW se traduce como World Wide Wait, "la espera mundial", en vista del limitado ancho de banda de las conexiones a través de Prodigy-Telmex.

Las telefónicas no están unidas

Las telefónicas no están unidas en este punto. ATT, en su versión mexicana llamada Alestra, propone vender mayor ancho de banda, con mejor margen de ganancia, en vez de cobrar por tiempo. Terra Networks permite ahora que sus usuarios vean quién llama aunque en ese momento estén empleando la línea para conectarse a internet. Son ejemplos de servicios adicionales, nuevos, que no cobran por el simple paso del reloj.

Se preparan ya manifestaciones para protestar la medida, y habrá que seguirlas con atención para medir el impacto.

El perfil de los usuarios de internet en América Latina corresponde a las élites con capacidad de pago del servicio y con computadoras; la propuesta de Telmex reducirá aún más este conjunto, y no sería extraño ver cancelaciones masivas del servicio. ¿Brecha de acceso a la información, dice usted?

Telmex busca asegurar ganancias en el corto plazo, pero corre el peligro de poner en riesgo la visión de país a largo plazo; esto incluye a esa misma empresa, que no puede más que salir ganando con el acceso masivo de los mexicanos a la red.

Sería un error creer que el problema se limita a México. El peso de Telmex en América Latina y la tentación siempre presente de las visiones a corto plazo podrían llevar otros a seguir el ejemplo.

Nos toca a todos detener, en seco, la ofensiva.

Reproducido de LATINOTEK.

pdfprintpmail