Quedate en casa



Archivado en Noticias, Mundo Internauta

La Red se colapsa, pero comunica


Un suspenso y un aprobado. Con estas notas se podría calificar la respuesta de Internet en las horas que siguieron a los atentados terroristas contra Estados Unidos. Los medios periodísticos norteamericanos “on line” se vieron superados por la demanda




ÁNGEL QUERO

  El pasado martes, los medios de comunicación on line norteamericanos se enfrentaron con el mayor caos de su historia. Desde las nueve de la mañana (hora local en Nueva York), momento en el que se produjo el primer ataque terrorista contra las torres del World Trade Center, y durante más de cuatro horas, los web de las estrellas de la información en la Red: CNN, MSNBC, Yahoo! News o ABCNews, se colapsaron por los millones de accesos de internautas sedientos de noticias.

El tráfico de MSNBC.com, el sitio creado entre Microsoft y la cadena NBC, se incrementó 10 veces sobre su promedio diario de uso, estimado en tres millones de usuarios. No obstante, MSNBC fue el único que logró mantener el tipo en la primera oleada (entre las nueve y las diez de la mañana), con una capacidad de acceso a sus páginas del 22% y una media de espera de 38 segundos. Los web de New York Times,CNN o ABCNews estaban completamente parados, y tuvieron que esperar hasta las 11 para empezar a ofrecer una cuarta parte de su rendimiento habitual.

En esas primeras horas, la Red se veía superada, sin recursos suficientes para hacer frente a la avalancha de peticiones de información que se le venía encima. La televisión y la radio se convirtieron en los verdaderos centros de atención para seguir, minuto a minuto, la evolución de los atentados y sus consecuencias.

Para reaccionar, los medios periodísticos digitales, como la CNN y New York Times, optaron por una solución drástica: tirar abajo todos sus sistemas y descargar al máximo sus web ofreciendo exclusivamente información sobre el ataque terrorista. Mientras tanto, añadían servidores a sus redes para incrementar la capacidad de respuesta. “Hemos superado nuestra máxima capacidad. Éste es el mayor tráfico en Internet que hemos tenido hasta ahora”, declaraba Edna Johnson, portavoz de CNN.com.

A pesar de que parece demostrado que los medios digitales norteamericanos no estuvieron a la altura de los medios de comunicación tradicionales y fueron incapaces –técnicamente– de ofrecer la inmediatez y el seguimiento de éstos, lo cierto es que el valor de Internet, como medio de intercomunicación personal, fue insuperable.

Con las redes de larga distancia y celulares congestionadas (incluso Estados Unidos pidió a las operadoras cortar temporalmente las llamadas transatlánticas), Internet se convirtió en un instrumento de interrelación excepcional.

A falta de comunicación telefónica, los mensajes de correo electrónico sirvieron para poner en contacto a los neoyorkinos y visitantes ocasionales de esa ciudad con sus familiares y amigos de cualquier parte del mundo. Algunos, incluso retransmitían imágenes captadas por ellos mismos. Mientras tanto, los chat se convertían en auténticos locutorios donde se intercambiaba información constante y mensajes de apoyo, y la mensajería instantánea, un servicio utilizado por 132 millones de personas en todo el mundo pero sobre todo por estadounidenses (el 44% de los adultos y el 75% de los adolescentes), alcanzó picos hasta ahora impensables.

En España, el web del diario EL MUNDO también obtuvo cifras récord. El martes fueron vistas más de 6.500.000 páginas, un incremento del 100%. De ellas, casi dos millones entre las cuatro y las seis de la tarde, un 800% más que en un día habitual.

En cuanto al papel que va a desempeñar Internet en el seguimiento de estos acontecimientos, Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas (AI) afirma: “Aunque la radio se ha convertido en la protagonista a la hora de informar a tiempo, Internet se convertirá en un ámbito de intercambio de impresiones y datos sobre las acciones terroristas llevadas a cabo en Estados Unidos”. En este sentido, una de las máximas preocupaciones es una posible oleada de ciberterrorismo. El Ministerio de Defensa estadounidense ha advertido de este peligro y están en alerta roja ante cualquier atentado electrónico.

Reproducido de El Mundo

pdfprintpmail