Archivado en Noticias, ADSL

Telefónica pide el mismo trato que otros operadores europeos para ofrecer ADSL


El presidente de Telefónica, César Alierta, pidió hoy el mismo tratamiento regulatorio que reciben en otros países europeos los antiguos monopolio de telefonía para poder desarrollar los servicios de banda ancha y concretamente su plan de ADSL minorista. En caso contrario, señaló que la "sociedad de la información se verá perjudicada".




"Nos gustaría tener las mismas condiciones para el desarrollo de la banda ancha que los operadores incumbentes de Alemania, Italia o Francia. Nuestra situación es peor que la suya y la sociedad que no desarrolle la banda ancha se quedará retrasada", afirmó tras su intervención en el curso de verano de El Escorial 'La competencia, asignatura pendiente de la economía española'.

Aunque Alierta no quiso pronunciarse sobre cuál será la postura de Telefónica si la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) no acepta su recurso contra las medidas cautelares impuestas por la propia CMT sobre el ADSL minorista, fuentes de la compañía señalaron a Europa Press que Telefónica tendrá que "replantearse la inversión que haga en ADSL".

SERVICIO UNIVERSAL.

Por otra parte, el presidente de la compañía insistió en que llevar el teléfono a todos los ciudadanos supone para Telefónica un coste de 189.000 millones de pesetas (1.135,9 millones de euros), cifra muy superior a la que está manejando la CMT y, por tanto, debe recibir compensación.

"Es un servicio público, pero de una compañía privada", manifestó. "En todos los países de Europa y en América está resuelto, pero no aquí y queremos el mismo tratamiento", señaló Alierta. "La Comisión Europea lo ha reconocido y nos ha dicho que tenemos razón", insistió.

COMPETENCIA.

Por otra parte, el secretario de Estado de Economía, Energía y pyme, José Folgado, afirmó en la clausura del curso que España "ha superado con nota" los retos de la competencia, aunque reconoció que aún queda camino por recorrer.

Para seguir obteniendo resultados "satisfactorios", explicó que se requiere una serie de condiciones: un marco de estabilidad macroeconómica, instituciones transparentes e independientes de defensa de la competencia, mecanismos eficaces de gobierno de las empresas, un sistema fiscal que no penalice a quienes tomen riesgos, un buen capital humano, mercados competitivos y desarrollo de infraestructuras para "eliminar cuellos de botella".

Reproducido de Europa Press

pdfprintpmail