Archivado en Noticias, ADSL

División en la CMT por las medidas para forzar a Telefónica a abrir el mercado


Las últimas medidas de la CMT para abrir el mercado a la competencia han provocado una división de opiniones en el órgano regulador. La primera consecuencia será un retraso 'sine die' en la aprobación de los nuevos precios de interconexión de Telefónica, que se esperaba mañana, justo cuando se debería resolver el conflicto del ADSL, también en profunda revisión.




Las últimas medidas de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) para abrir el mercado a la competencia han dividido al consejo de la entidad reguladora, hasta el punto de poder provocar un replanteamiento de sus decisiones.

El sector esperaba que la CMT, organismo que preside José María Vázquez Quintana, aprobara en su consejo de mañana (el último antes de las vacaciones de agosto) dos de las medidas más trascendentes de los últimos meses. En primer lugar, la revisión de los precios de interconexión de Telefónica, es decir, las tarifas que la operadora cobra a los rivales por usar su red. En segundo lugar, el ADSL, la tecnología que Telefónica quiere usar para competir en el negocio multimedia del cable, y sobre la que la CMT debía decidir si ratifica la rebaja de precios impuesta al antiguo monopolio. Según fuentes cercanas a la CMT, el órgano se tomará un tiempo adicional para dar salida a la interconexión, conocida técnicamente como OIR (Oferta de Interconexión de Referencia).

Fuera ya del calendario oficial, la CMT podría convocar un consejo extraordinario en agosto, sin fecha determinada, para aprobar la OIR, pieza clave para agilizar la competencia en el sector e impulsar a los nuevos operadores. La razón del retraso está en la decisión de dar cabida, en el último momento, a las argumentaciones presentadas por Telefónica. Hasta ahora, según fuentes de Telefónica, sólo se habían recogido las opiniones de los competidores aunque parte de la dirección de la CMT decidió también recoger información del antiguo monopolio, explican en la compañía.

El último informe de trabajo de la CMT barajaba una reducción de precios superior al veintidós por ciento en los precios de interconexión (ver gráfico), aunque algunos competidores han venido reclamando reducciones superiores al treinta por ciento.

Por otra parte, también se podría ver bloqueada la decisión sobre el ADSL. La CMT debe decidir si rechaza o no el recurso interpuesto por Telefónica con respecto a las últimas medidas del regulador. Estas medidas establecían un esquema de precios que debía seguir Telefónica si entraba en el negocio minorista del ADSL, al objeto de no obstaculizar la competencia. Telefónica considera que ese esquema es ruinoso y está dispuesta a retirar la oferta si la CMT no suaviza las exigencias.

Sin unanimidad

La CMT analiza ahora el recurso de Telefónica más en profundidad, sobre todo teniendo en cuenta que en su momento, el esquema de precios fue aprobado sin unanimidad en el consejo.

Según Fernando Abril-Martorell, consejero delegado de Telefónica, que ayer presentó un informe sobre la Sociedad de la Información, "la CMT ha usado criterios poco razonables". Abril-Martorell confirmó que si el regulador no modifica las exigencias, Telefónica podría replantearse su intención de dar ADSL, optando por otra tecnología. Abril-Martorell explicó también que los precios de interconexión en España están alineados con Europa.

Reproducido de Expansion

pdfprintpmail