La CMT aprobará en diciembre una Oferta de acceso al Bucle Abonado de Telefónica


La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) publicará, muy probablemente este mes de diciembre, una nueva Oferta de acceso al Bucle de Abonado (OBA) de Telefónica para agilizar la incorporación de nuevos operadores en el mercado del ADSL (Internet rápido) y otros servicios de banda ancha, según confirmaron a fuentes de la CMT.




    El organismo supervisor trata de acelerar la competencia en este sector, donde, pese a que desde enero de 2001 hay apertura total, ningún competidor de Telefónica ha conseguido operar todavía, mientras que Telefónica Data cuenta ya con cerca de 200.000 abonados a su servicio de ADSL, según denunció a Servimedia Félix Alvarez de Miranda, director general de ASTEL, la asociación de las compañías que compiten con la operadora dominante.

    El bucle de abonado o bucle local representa para las operadoras la posibilidad de aprovechar la red telefónica convencional (el par de cobre) para transmitir datos a gran velocidad (banda ancha). Para ello, las operadoras entrantes podían, en teoría desde enero de este año, instalar sus propios equipos de telecomunicaciones en las centrales de Telefónica que eligieran.

    Es la llamada apertura del bucle local que se iba a producir a lo largo de este año. Sin embargo, el desarrollo de la primera OBA hoy en vigor se encontró con continuos obstáculos a lo largo de este año, que han demorado hasta el mes de febrero del 2002, en el mejor de los casos, según Alvarez de Miranda, la entrada de los operadores alternativos en el servicio del ADSL y otras tecnologías de banda ancha.

    La CMT ha tenido que recurrir a la adopción de dos medidas cautelares, una el 21 de junio, rebajando «en doce veces», según ASTEL, el precio de alquiler que pedía Telefónica por el espacio de las centrales necesario para que los operadores entrantes pudieran instalar sus equipos telemáticos (servicio de coubicación).

Entrega de señal

La segunda medida cautelar, del pasado 8 de noviembre, resuelve la forma en que Telefónica entrega «la señal» a sus competidoras en las centrales, es decir, éstos pueden conectar esa central a su red. Según la CMT, la entrega de señal puede realizarse de cuatro formas: mediante arqueta (llevando un cable hasta la centralita mediante una obra), alquilando una línea a Telefónica, por radio o aprovechando la interconexión de voz que la nueva operadora pueda tener en una central.

    Asimismo, el 8 de noviembre la CMT abrió dos expedientes informativos contra la operadora dominante. El primero, para comprobar si es cierta la denuncia de Retevisión de que las filiales de Telefónica ofrecían hasta el 15 de septiembre el alta y la extensión del cableado gratis al contratar el ADSL, lo cual suponía «una subvención a dichos clientes de 19.070 pesetas, 29.570 pesetas y 55.070 pesetas para las denominadas modalidades estándar, class y premium, respectivamente», según Retevisión.

    El segundo expediente informativo abierto es para investigar si existen «presuntas prácticas contrarias a la libre competencia por parte del Grupo Telefónica». Según señaló Alvarez de Miranda a Servimedia, y confirmó la propia CMT, el organismo supervisor está preparando una segunda OBA que, además de incluir las medidas cautelares tomadas este año, concretará y pormenorizará «los procedimientos y sistemas para provisionar los bucles, para hacer todas las peticiones que los operadores tienen que hacer a Telefónica», según ASTEL.

    Todo eso ya esta contemplado en la OBA vigente, «pero poco especificado y Telefónica lo ha ido construyendo muy lentamente, y, de hecho, se puede decir que hoy no funcionan los sistemas. Funcionan tan mal, tan lentos y con tantos problemas que los operadores se desesperan. No son operativos», aseguró el director general de ASTEL.

Reproducido de la Razón