Archivado en Noticias, ADSL

Telefónica domina el negocio del ADSL en sólo cuatro meses


Las 240.000 conexiones de banda ancha de la operadora acrecientan los recelos de sus rivales




Inés Abril. Madrid.
Telefónica de España sólo ha necesitado cuatro meses para hacerse con el mercado de las conexiones de banda ancha a través de la tecnología ADSL. En este tiempo, la operadora ha instalado 240.000 líneas de Internet de alta velocidad, una cifra que supera la de Terra y todos sus rivales juntos. El registro logrado por Telefónica confirma los peores temores del sector, que alertó sobre la posición de monopolio que podría adquirir la operadora dominante, pero también demuestra que el mercado de la banda ancha llevaba años dormido y necesitaba un revulsivo.

La intención de Telefónica de España de vender ADSL directamente a clientes finales despertó una verdadera guerra en el sector y una lucha de menor calado, y trascendencia pública, dentro del propio grupo, ya que hasta entonces el servicio y las ganancias eran para Terra casi en exclusiva. Cuatro meses después, los temores se han demostrado fundados.

La filial de telefonía fija del ex monopolio ha cerrado el año con 240.000 líneas de ADSL conectadas, frente a las 130.000 de Terra y a las poco más de 100.000 del resto de los operadores (Retevisión, Uni2, Jazztel...). Y todo ello a pesar de que sus competidores llevaban más de dos años de ventaja.

El éxito de Telefónica de España tiene una doble lectura. Cuando la operadora pidió permiso a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) para convertirse en proveedor minorista de ADSL el sector puso el grito en el cielo. Hasta ese momento, la compañía actuaba sólo como vendedora mayorista tanto para las empresas de su grupo (eran Terra y Telefónica Data las encargadas de servir el producto a los clientes finales) como para el resto de los operadores del mercado. Y el temor de sus rivales era que la entrada de Telefónica de España en la lucha les cerrara a ellos las puertas.

La CMT escuchó en un principio las quejas del sector y determinó que la llegada del ex monopolio al mercado del ADSL podría interferir en la competencia. Pero no tardó mucho en cambiar de opinión y en agosto dio luz verde a la petición de Telefónica.

En sólo cuatro meses, por tanto, la operadora se ha hecho con la mitad del mercado, pero también ha contribuido a revitalizarlo, como dijo que haría. Uno de los principales argumentos de Telefónica para cambiar el rumbo del ADSL era el escaso desarrollo que había tenido en los últimos años. La compañía lleva desde finales de 1999 dando Internet a alta velocidad como mayorista y lo cierto es que la demanda del resto de los operadores ha sido muy escasa. Por ello, cuando el sector atacó a Telefónica por su intención de convertirse en minorista, la operadora se defendió asegurando que sus competidores habían tenido dos años para interesarse por este mercado y no lo habían hecho.

Las cifras proporcionadas por Telefónica en ese momento hablaban por sí solas. España era, en enero de 2001, el segundo país entre los grandes del mundo con menos conexiones de banda ancha por cada 100 habitantes. En estas circunstancias, no es de extrañar que el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Baudilio Tomé, considerara todo un éxito que España tuviera 400.000 líneas de ADSL a finales del mes de noviembre, a pesar de que, ya en ese momento, más de la mitad eran de Telefónica de España y otras 100.000 de Terra.

Obstáculos

Los competidores del ex monopolio tienen otra visión del crecimiento de Telefónica en ADSL y aseguran que buena parte de él viene dado por los obstáculos que la operadora dominante ha puesto en el camino en los últimos años. Aunque el servicio es posible desde finales de 1999, lo cierto es que sólo Terra lo da en condiciones desde entonces. El resto -Retevisión, Uni2, Jazztel, BT- lo lanzó en condiciones muy limitadas, hasta el punto de que ahora alguna de ellas afirma que no ha llegado al mercado hasta 2001. Éste es el caso de Eresmas, que ha cogido el testigo del ADSL de Retevisión y salió con él en mayo del año pasado. Sólo en ese momento, asegura la empresa, se daban las condiciones de cobertura y de madurez de los clientes adecuadas. Uni2, por su parte, lanzó su oferta en septiembre (Wanadoo lo hizo en primavera), porque hasta entonces el servicio no tenía los niveles de calidad y fiabilidad necesarios.

Reproducido de CINCO DIAS

pdfprintpmail