Archivado en Noticias, Sin Canon

El plan global contra la piratería se aprobará en dos meses como mucho


La ministra de Cultura, Carmen Calvo, anunció que el Gobierno aprobará en el plazo de un mes y medio, "dos meses como mucho", un Plan Antipiratería en el que estarán involucrados un total de 11 ministerios. Este plan, que contendrá medidas protectoras, educadoras y sancionadoras, protegerá a los creadores de "actividades delictivas". Para Calvo, el problema de la llamada 'piratería' es "muy grave" y se ha de "articular una conciencia moral" para evitar que personas "se jacten" de conseguir material por Internet o comprar copias 'piratas'.




De hecho, la ministra dijo que "en un mes tendremos en el Consejo de Ministros un borrador del plan, que afectará a todo el Gobierno".

Esta nueva Ley de la Propiedad Intelectual, que la ministra espera que se pueda debatir en el Congreso a finales de 2005 o principios de 2006 y de la que el Gobierno ya tiene un primer borrador, ha de marcar "cuáles son los derechos" de los creadores. "El tejido de los creadores no se puede ir mermando", añadió.

Carmen Calvo, que intervino en la inauguración del III Encuentro de Creadores que la SGAE, celebrada en el Parlamento catalán, aseguró que la cultura "es parte de nuestra identidad".

La ministra afirmó, por otro lado, que también está luchando junto a países como Francia en la UE para conseguir "una rebaja del IVA" que beneficie al sector editorial y de la prensa, dentro de una serie de "medidas de carácter fiscal que permitan el abaratamiento de los bienes culturales para los ciudadanos".

Cultura y astilleros

"Cuando el sector de la cultura recibe fondos públicos parece que lo recibe como situación especial, como favor, y debemos ser capaces de reflexionar que todo ese dinero se canaliza para una necesidad vital y para que una sociedad exista más allá de unas circunstancias que sólo tienen que ver con la economía", aseguró.

Carmen Calvo añadió que las ayudas a la cultura "no son muy diferentes de cuando se dedica dinero público a los astilleros, la sanidad o la educación".

La ministra proclamó su defensa de la diversidad cultural alejada de las imposiciones del mercado en un acto en el que, confesó, tenía intención de pronunciar un discurso 'de ministra de Cultura', que finalmente decidió cambiar para aprovechar la oportunidad ofrecida por la SGAE.

Reproducido de El Mundo

pdfprintpmail