Archivado en Noticias, Acceso

España continúa por debajo de la media europea en número de internautas


A pesar de que el número de internautas continúa creciendo en España, la cifra de usuarios no alcanza la media europea. Si en España 34 de cada cien personas accede a la Red con cierta regularidad, en Europa se alcanza el 41,4 por ciento. Además de estar por debajo, es uno de los países donde la brecha digital está más agudizada, según remarca un informe de la Comisión Europea (CE). De todos los países europeos, sólo Grecia y Portugal se sitúan por debajo de España en número de internautas.




El documento analiza la evolución del uso de Internet entre 2001 y 2003 y concluye que, aunque cada vez más europeos hacen uso de las nuevas tecnologías de las comunicaciones, todavía existen grandes diferencias debido al sexo, la formación, la edad, el nivel adquisitivo y los factores geográficos. Según el informe, "las brechas más pronunciadas se localizan en los países que contaban con la cuota más baja de introducción de Internet (Grecia, Portugal y España)" antes de la ampliación de la UE el pasado 1 de mayo, donde además se producen las diferencias regionales más grandes.

De esos quince países, España figuraba en 2003 en tercer lugar por la cola en número de internautas, junto con Irlanda, y sólo por delante de Grecia (22 por ciento) y Portugal (21 por ciento). Con la adhesión de los diez nuevos Estados miembros, la posición española mejoró comparativamente, al quedar por delante de nueve de ellos, con la excepción de la República Checa, que contaba en 2003 con un 35,5 por ciento de usuarios. En el extremo opuesto se situaban Suecia (72 por ciento), Dinamarca (71 por ciento), Holanda (65 por ciento), Reino Unido, Finlandia y Luxemburgo (57 por ciento).

Persiste la brecha digital

Por otro lado, el informe destaca las diferencias en el número de usuarios de Internet por razón del sexo, y evidencia que aunque el porcentaje de mujeres internautas ha aumentado de forma considerable en los últimos años, en 2003 ellos utilizaban estas tecnologías un 10,4% más que ellas.

En España existía, con un 15 por ciento más de hombres internautas que de mujeres, una de las brechas más considerables en la UE en este ámbito, sólo superada por Rumanía (16,5 por ciento), Hungría (16,8 por ciento), Grecia (17,1 por ciento), Malta (18,6 por ciento) y Chipre (18,9 por ciento). El informe pone de relieve asimismo que la edad es otro de los factores que marca diferencias en el uso de la red, dado que en 2003 el 64 por ciento de los usuarios europeos tenía menos de 55 años.

Por países, España se situaba entre los que registraban una mayor diferencia en este ámbito, con un 81,4 por ciento de internautas de menos de 55 años, sólo superado por Eslovenia (84,9 por ciento), Portugal (86,4 por ciento), Malta (87,9 por ciento), Chipre (88 por ciento), Lituania (91 por ciento) y Rumanía (92,8 por ciento).

Según el informe, la falta de ordenadores en el hogar y el alto coste de estos equipos y de las conexiones a la red son los principales obstáculos a la hora de reducir las diferencias en el acceso a Internet. La Comisión considera que el acceso a la red y los conocimientos informáticos pueden ayudar a los ciudadanos a salir de la pobreza, por lo que pide a los Estados miembros la puesta en marcha de iniciativas para promover el uso de estos servicios y evitar a los "excluidos electrónicos".

Entre otras iniciativas nacionales, el informe menciona el programa "España.es" que cubre el periodo 2004-2006 y tiene por objeto facilitar el acceso a Internet a municipios de entre 500 y 10.000 habitantes.

pdfprintpmail