Archivado en Noticias, operadoras

Slamming: Un tribunal condena a Auna por competencia desleal


La Audiencia Provincial de Barcelona obliga a la operadora a ‘devolver’ los clientes captados y a no repetir las prácticas de preasignación.




La Audiencia Provincial de Barcelona ha revocado una sentencia del juzgado de primera instancia número 34 de Barcelona que absolvía al grupo de telecomunicaciones Auna de un delito de competencia desleal por la captación de clientes de Telefónica con el mecanismo de preasignación sin el consentimiento de éstos.

El fallo inicial, ahora revocado, consideraba probados los hechos denunciados por Telefónica, es decir, que numerosos clientes de esta compañía habían sido preasignados fraudulentamente con Auna –es decir que pasaban a cursar por defecto todo su tráfico telefónico con ese operador– sin su consentimiento previo.

Sin embargo, estimaba que el volumen de casos, puestos en relación con el tamaño total del mercado español de telecomunicaciones, no proporcionaba a estos hechos una “incidencia real y efectiva” en el mercado, por lo que procedió a la absolución de Auna.

Esa sentencia fue recurrida por Telefónica de España, presidida por Julio Linares, y el nuevo fallo de la Audiencia Provincial del pasado 9 de febrero otorga la razón al ex monopolio y señala que “resulta acreditado en las presentes actuaciones la infracción paladina de esas normas, habida cuenta de la ausencia de consentimiento de los abonados en las preasignaciones denunciadas (...) lo que debe conducir a la aplicación del precepto (...) y por lo tanto declarar desleal las conductas imputadas a la demandada”.

La sentencia también obliga a Auna, cuyo primer ejecutivo es Joan David Grimá, a la “remoción de las conductas llevadas a cabo”, es decir a devolver a Telefónica los clientes que había captado ilegalmente y a “cesar de inmediato y en el futuro de toda práctica de preasignación idéntica o similar”.

Mecanismo de competencia

La preasignación ha sido durante muchos años el mecanismo más efectivo para la introducción de competencia en el mercado español de telecomunicaciones y por ello, ha contado con la protección de la CMT, que en varias ocasiones, ante denuncias de Telefónica por preasignaciones fraudulentas, ha considerado que no afectaban a la competencia. Además, en mayo de 2004, la CMT permitió que no fuera necesario el consentimiento del cliente por escrito para dar validez a la preasignación, sino que su consentimiento verbal es suficiente, lo que proporciona rapidez al trámite, pero también facilita el fraude.

A finales de enero había 2,4 millones de clientes preasignados en España.

Expansión Directo

pdfprintpmail