Estate informado al momento. Siguenos en TWITTER


Archivado en Noticias, Acceso

Masificación de banda ancha requiere impulso público


El fenómeno de la banda ancha en la década de los 90 llevó a las empresas de telecomunicaciones y tecnológicas a captar billones de dólares en ganancias, pero dicho “boom” se estancó al entrar al nuevo siglo dejando a las compañías y a los gobiernos sin saber que hacer.




¿Será posible que la banda ancha pueda llegar al público masivo y ayude al crecimiento económico? Según un informe de Accenture, un nuevo repunte es posible ya que las ventajas económicas que pueden obtenerse de la interconectividad siguen siendo auténticas.

El estudio calculó que durante los próximos cinco a siete años esta tecnología puede aportar entre US$ 300.000 millones y US$ 400.000 millones al año en el Producto Interno Bruto (PIB) europeo y unos US$ 500.000 millones al PIB estadounidense.

Considerando la penetración que ha tenido la banda ancha en el mercado, es evidente que llegará a las masas por sí misma, pero para que esto sea más rápido –asegura el informe de Accenture- será necesaria una intervención pública adecuada, mejorando la oferta y demanda.

Muchos debates sobre banda ancha han centrado su atención de forma muy estricta en cuestiones de suministro: más acceso a la red y mayor velocidad para más usuarios. Estas cuestiones son importantes, pero también existe una falta de demanda que se suele pasar por alto de manera generalizada. La preocupación del sector con relación al suministro reduce también la perspectiva de lo que es y lo que puede llegar a ser la banda ancha. Las conexiones por cable y ADSL por sí solas no ofrecen respaldo suficiente para los nuevos productos y servicios que se necesitan para un crecimiento económico significativo.

Accenture recomienda la adopción de un programa de estímulo de la banda ancha, que se dirige a todos los participantes de la cadena de valor y aborda todos sus extremos.

Según el estudio, el comienzo de la masividad de banda ancha radica en una adecuada segmentación en lugar de crear campañas para el mercado de masas. Otra importante medida es dar a conocer el producto adecuadamente. Por ejemplo, entre los tele-trabajadores, donde el 75% de ellos no utiliza banda ancha.

Por su parte, los operadores de banca ancha deben elaborar conjuntos de productos y servicios innovadores que hagan atractivo el producto y especificarlos adecuadamente a segmentos concretos de usuarios, además de que el precio debe ser accesible. Sería recomendable establecer “mini”planes de banda ancha, donde la velocidad no sea lo más destacable del servicio, ya que no siempre la rapidez es lo más importante, sino la conexión ininterrumpida.

Reproducido de Diario Financiero.

SITUACIÓN BANDA ANCHA EN ESPAÑA:
Entre Adsl y cable-modem en enero se rozan las 3.500.000 líneas de banda ancha instaladas.


pdfprintpmail