Archivado en Noticias, Software Libre

Andalucía ha abierto la caja de pandora del software libre


La Junta de Andalucía, recientemente se ha dado un plazo de 1 año para liberar todo el software que pueda y que no esté atado por requerimientos legales. Cuando el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, presentaba esta orden probablemente sabía lo que hacía, pero seguro que no tuvo tiempo de prever los posibles efectos de la medida




El primer efecto que puede esperarse es una reducción en los costes de los próximos concursos para proveer software a la junta. No es lo mismo tener el código fuente de una aplicación y su documentación, que tener una vaga idea de la aplicación. Liberar el software beneficiará a la Junta, pero muchas empresas que actualmente trabajen con la Junta y que basan su cooperación en el conocimiento adquirido puede que se les acabe el 'chiringuito'.

El segundo efecto, que seguro que también han calculado es que pueden ahorrarse dinero en todas
aquellas entidades públicas que dependan de alguna manera del dinero de la Comunidad , como pueden ser diputaciones, ayuntamientos, universidades. Ahora no deberían necesitar dinero para muchos de sus desarrollos de sistemas de información.

Estos son efectos llamémosle de primer grado, los efectos de segundo grado son aquellos que surgen como reacción a la medida de la junta.

Por ejemplo que creen que harán las más de 40 empresas andaluzas que ya están acostumbradas a trabajar con software libre. Pues probablemente lo empaquetarán y venderán a sus clientes empresariales servicios basados en ese software. Pueden de esta manera aumentar la competitividad del tejido empresarial andaluz a un coste casi nulo.

¿Y los efectos terciarios?¿Por qué los argumentos que sirven para que Andalucía libere su software, no son igualmente válidos para el resto de administraciones autónomas?.

Ya se incluía esta medida, junto con otras , hace casi un año en algunos artículos en la red. ¿Y para la administración nacional?. Pues evidentemente siguen siendo válidos, si el software de las administraciones públicas se paga con los impuestos de todos los ciudadanos, es lógico que se ponga a disposición de los ciudadanos. ¿Y que mejor forma que hacerlo como software libre?

Habrá de seguirse con interés esta iniciativa y surgen algunas interesantes preguntas para debate:

1) ¿Habrá calculado la junta de Andalucía que pasará si alguno de estos desarrollos viola alguna patentes que el consejo de la UE quiere hacer legales?. 2) ¿Harán lo mismo las entidades públicas que dependan de la Junta de Andalucía?, 3) ¿Bajo que licencia se realizará, GPL, GPL Andalucía?, 4) ¿Que sucedería si otra comunidad autónoma se aprovecha de este software?, 5) y ya en tono práctico ¿Se liberará también la dcumentación de los sistemas, o sólo su código fuente, y de que manera se actualizará el repositorio de estas aplicaciones liberadas?

Alberto Abella es editor del Libro Blanco del Software libre en España

pdfprintpmail