Archivado en Noticias, Gobierno y Leyes

Los usuarios de Internet critican que el Plan Antipiratería no cuenta con ellos


Las reacciones contrarias al Plan Antipiratería del Ministerio de Cultura, aprobado por el Gobierno el pasado viernes, han llegado sobre todo desde organizaciones de consumidores y usuarios de Internet, que se quejan de que no han sido llamadas a participar en los órganos de trabajo que prevé el propio plan. Además, alertan del riesgo de criminalización de actividades en la Red, como el intercambio de archivos, si se concretan futuras reformas legales, aún sin concretar, anunciadas por la ministra Carmen Calvo.




El presidente de la Asociación de Internautas (AI), Víctor Domingo, dijo a Europa Press que plantear el tema de la sensibilización en torno a la piratería "está bien, pero patina por un lado". A su juicio, a pesar de que "es un problema social, no se ha consultado con los agentes sociales, los internautas, la industria, los consumidores, los sindicatos, etc.".

Por ese motivo consideró "una trampa" la creación de grupos de trabajo en los que no estará representado el colectivo internauta, pero sí la Administración, las entidades de derechos de autor y la industria. "No vale hacer un planteamiento sobre Internet con gente que tiene intereses inconfesables sobre la Red", añadió Domingo.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), Miguel Pérez Subías, consideró "positivo" que se distinga entre el 'top-manta' y los intercambios de archivos en la Red frente a la "criminalización" anterior.

Cierta ambigüedad

No obstante, calificó de "ambiguo" el plan en determinadas cuestiones, como en la relacionada con el intercambio de contenidos entre particulares sin ánimo de lucro, ya que el texto no clarifica si se admite como actividad lícita o si va a ser perseguida.

"Mientras no definamos con total claridad este aspecto no habremos resuelto la encrucijada de los contenidos digitales y esto afecta a todos: creadores, industria y usuarios" aclaró Pérez Subías.

Lamentó asimismo haber sido excluido de los grupos de trabajo, a pesar de haber remitido escritos a los ministerios de Cultura e Industria y a la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) para que el colectivo internauta fuera escuchado. "Cultura nos dijo que contaría con nosotros, en una carta del 15 de febrero, pero no nos han llamado nunca", afirmó a Europa Press Pérez Subías.

Por último, y en opinión de la AUI, debe establecerse que "los contenidos sólo son responsabilidad del que los mueve, pero no de compañías, del que pone el soporte". En caso contrario apuntó que el sistema "sería imposible de llevar a cabo" y supondría "un paso atrás" en derechos como la defensa de la intimidad y la privacidad de las comunicaciones, opinión que compartió con AETIC.

Criminalización del usuario

Por su parte, la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) demandó que el Plan Antipiratería actuase contra las mafias, y no en criminalizar a los usuarios.

FACUA consideró "contradictorio" que un Plan de estas características, que entre sus objetivos incluye la concienciación de los usuarios sobre los efectos negativos de la piratería, no haya priorizado para su redacción la participación real y efectiva de las asociaciones de consumidores.

La organización afirmó que no puede "acusarse de cometer un delito a los usuarios que comparten su música a través de las redes de intercambio de archivos en Internet", ya que no es más que la traslación al mundo digital del préstamo de discos de vinilo o musicassettes que se hacía en el pasado. "Se trata de actividades sin ánimo de lucro".

Estas reacciones se unen a una serie de iniciativas contrarias a la adopción de este Plan Antipiratería (y en contra del "abusivo crecimiento de la propiedad intelectual") que han cruzado la Red española, y que contrastan con la buena acogida que ha tenido entre las sociedades de gestión de derechos de autor, ciertos autores y productores.

Reproducido de El Mundo

pdfprintpmail