El acceso rápido a Internet es un 40% más caro en España que la media europea


Sólo el 31% de los hogares españoles está conectado a la Red, frente al 51% de la UE




PATRICIA FERNÁNDEZ DE LIS - EL PAÍS - Economía - España tiene el dudoso honor de estar a la cola de Europa en el acceso a Internet y al frente de ella, en cambio, en lo que se refiere al precio de su banda ancha. Acceder a la Red con una conexión de calidad cuesta un 40% más en España que la media de Europa Occidental. Además, los españoles que se conectan por ADSL pagan un 173% más que los que lo hacen por 'banda estrecha'. Ésta es una de las principales conclusiones de un extenso informe de la consultora tecnológica Forrester, que explica también que sólo el 31% de los hogares tiene acceso a Internet, frente al 51% de la media europea. El estudio de Forrester demuestra que el eterno retraso español en el acceso a Internet no es una cuestión de falta de interés de los ciudadanos. Los internautas españoles son de los más activos de Europa en bajarse contenido de la Red: un 60% de los navegantes se descarga música de forma regular, y un 35%, también películas. Por eso, la mayor parte de ellos prefiere pagar por una conexión permanente y de alta velocidad a la Red que conectarse por la banda estrecha, es decir, a través del módem y por la línea telefónica tradicional. El 73% de los hogares que se conectan a Internet en España lo hace a través de la llamada banda ancha -bien por la línea telefónica (ADSL) o por el cable- y ésta es una cifra excepcionalmente alta: la media en Europa Occidental es del 39%.

Los españoles, sin embargo, están pagando un precio considerable por esa preferencia por la red veloz. Forrester ha analizado los precios de acceso por banda ancha en 17 países -la antigua Europa de los Quince, más Noruega y Suiza- desde 2002 hasta 2004, comparándolos con los de quienes acceden mediante módem. Y la conclusión es que, en términos absolutos (es decir, analizando únicamente el precio mensual), España es el tercer país más caro de la lista, tras Grecia (40,12 euros), Dinamarca (39,77) e Italia (34,95). La media europea es de 24,92 euros, lo que significa que los españoles pagan un 40% más que la media de los países de su entorno.

Además, y en términos relativos, el precio de la banda ancha española supera en un 173% al de la banda estrecha. Esto significa que pasar de tener un acceso lento a la Red a uno veloz es, en España, más caro que en ninguno de los países estudiados, por encima de Italia (163%), Portugal (146%) o Dinamarca (136%). La media de la Europa Occidental es el 74% y en algunos países, como Suiza, es incluso más barato conectarse por banda ancha que por módem (un 1% más económico).

En todo caso, hay que tener en cuenta que en España se han producido, en lo que va de 2005, muchas ofertas de acceso rápido a Internet, y que el porcentaje es menor que en 2003 (190%), lo que significa que los precios han bajado. Aun así, un 18% de los consumidores de banda ancha asegura en el informe que estaba considerando cambiar de proveedor, y la mitad de ellos lo hacía porque querían buscar una oferta más barata.

"La limitada competencia en infraestructura significa que la banda ancha en España sólo está disponible para los consumidores con mayor poder adquisitivo", explica este informe. El 78% del mercado español pertenece a la tecnología ADSL, mientras que el cable sólo tiene una cuota cercana al 16%.

Y es que España está al frente de la clasificación al tener la banda ancha más cara, pero está a la cola en lo que se refiere el acceso, en general (de banda ancha y estrecha): sólo un 31% de los hogares accede a la Red, frente a la media del 51%. Uno de los principales frenos para que esta cifra crezca es la baja tasa de penetración de ordenadores personales, algo que Telefónica ha querido paliar con una oferta conjunta de PC y ADSL.

El mercado español del acceso de alta calidad, en todo caso, ha crecido mucho: un 202% en 2003, y un 64% en 2004. En cuanto a la competencia, Telefónica controla el 55% del total del negocio. El informe, sin embargo, avisa: "La presión competitiva está a punto de explotar". Las ofertas conjuntas de voz y televisión de las compañías de cable (como Ono, Auna y los operadores regionales) y Telefónica (proyecto Imagenio), la inminente explosión de la telefonía por Internet (mucho más barata que la tradicional) y las agresivas ofertas comerciales de llamadas locales y nacionales a bajos precios harán que, muy posiblemente, el panorama de la banda ancha española dé un giro radical durante 2005.

La conclusión del estudio de Forrester es, en todo caso, pesimista: si todo sigue así, "España seguirá rezagada para lo que queda de década". En 2010, sólo el 48% de los hogares españoles tendrán acceso a Internet, comparado con el 62% de la media de la Europa Occidental.


Claves desde la perspectiva internauta para el desarrollo de la Sociedad de la Información en España

Descargar informe Desarrollo de la Sociedad de la Información desde la perspectiva de la Asociación de Internautas en formato .pdf (4 MB)

pdfprintpmail