La UCA muestra su más absoluto rechazo a la propuesta del canon digital


Son muchas las presiones públicas que numerosos agentes relacionados con la industria cultural están haciendo al Gobierno con el objetivo de crear un nuevo impuesto, el llamado canon digital. La Sociedad General de Autores (SGAE), principal promotora de la tasa, persigue que el nuevo impuesto grave sobre soportes, equipos o sistemas de acceso a Internet (ADSL, cable...).




Así lo contempla la Unión de Consumidores de Andalucía (UCA), que ha mostrado su más absoluto rechazo a esta propuesta. "Aunque sólo sea eso -una propuesta que algunos solicitan de cara a la prevista reforma de la Ley de Propiedad Intelectual-, constituye una medida que no sólo hemos rechazado los consumidores, sino también otros colectivos tan diferentes como los fabricantes de ordenadores, los proveedores de acceso a Internet, las asociaciones de internautas y los sindicatos", señala la asociación en un comunicado.

Para la UCA, extender el canon a la conexión a Internet resulta "absurdo", porque la banda ancha "sirve para muchas otras cosas" que bajarse música, imágenes o cualquier otro contenido protegido. A juicio de esta asociación, este nuevo canon no sólo soluciona el problema de fondo, sino que además puede llegar a suponer la legitimación de la propia descarga ilegal de contenidos protegidos.

"De actuar así, se estaría incentivando el fraude, dejando a un lado la lucha contra la piratería. Igualmente, podrían producirse hechos tan paradójicos como que un mismo usuario pague varias veces por el mismo disco en acciones tales como comprar el propio CD virgen, usar el ordenador para grabar en él, conectarse a Internet o utilizar cualquier tipo de reproductor", señala la UCA.

La Unión de Consumidores reivindica en este debate su derecho a defender los legítimos intereses de los consumidores y usuarios, tanto en los espacios de debate o foros que se desarrollen al efecto, como en el desarrollo del propio Plan Antipiratería. "Exigimos espacios para la participación en los que evidenciar que no entendemos el afán de las entidades de gestión de los derechos de autor de criminalizar la Red, ni la instauración por la Administración de un canon. Y es que, una vez asumido el fracaso de la lucha contra la piratería, se convertirá en una mera e injusta herramienta recaudatoria", concluye.

Reproducido de Cibersur.com

pdfprintpmail